“He tenido una serie de problemas”.

Con esa frase el alcalde de La Granja, Felipe Delpin, saludó a los demás integrantes de un Zoom que mantuvo la tarde del miércoles con el resto de la directiva del Partido Demócrata Cristiano (DC) y el consejo nacional de la colectividad. Solo minutos después, Delpin renunció a la presidencia del partido de forma “irrevocable”, a solo cinco meses de haber asumido el cargo.

De acuerdo a quienes estuvieron presentes en el encuentro virtual, la secretaria nacional del partido, Cecilia Valdés, le solicitó hacer un análisis de su salida, pero el edil respondió que no estaba preparado. Inmediatamente, tras el anuncio, el también jefe comunal hizo pública una carta dirigida a los militantes de la tienda, en que califica su decisión como “dura, difícil de tomar, pero necesaria debido a diversas situaciones que estamos viviendo como país, como partido y en lo individual”.

Ante su ausencia, asumió como presidente subrogante el excandidato a diputado Aldo Mardones, quien tiene 26 años de militancia en el partido. Según revelan al interior de la decé, el nuevo timonel tuvo apenas tres minutos para tomar la decisión y aceptó.

“A mis amigos que siempre estuvieron apoyando, a todos y cada uno de ellos, a nuestros parlamentarios que se la jugaron. Podría y debería nombrarlos a todos. Pero sería injusto, porque alguien siempre se queda atrás (…). Gracias camaradas por todo su apoyo y la DC debe seguir adelante (…). Demócratas cristianos hasta la muerte”, sostuvo Delpin como despedida en el Zoom en que comunicó su renuncia.

Según señalan algunas fuentes de la mesa, Delpin no adelantó a los demás sobre la decisión que tomaría, por lo que los tomó por sorpresa. De hecho, el pasado viernes afirmó a La Tercera que concluiría su período como presidente. “Estoy bastante golpeada por la renuncia de Felipe (Delpin). Habíamos tenido desde ayer algunos trascendidos de prensa, pero no teníamos noticias de su decisión. A mí me apena mucho, siento que para haber tomado la decisión así tiene que haber pesado muchas cosas”, sostuvo la vicepresidenta del partido Francisca Hernández durante el encuentro de Zoom.

La dimisión ocurre en medio de una fuerte fractura al interior de la tienda producto del plebiscito de salida. Si bien la colectividad determinó, a través de su Junta Nacional, apoyar el Apruebo, figuras de la tienda se manifestaron por el Rechazo, adquiriendo incluso un rol protagónico por esa opción, como los senadores Ximena Rincón, Matías Walker y el exconvencional Fuad Chahin. Su postura a favor del Rechazo gatilló que dos militantes pidieran al Tribunal Supremo (TS) la expulsión de esas figuras de la tienda además de la del expresidente de la República, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, en una denuncia que fue admitida por el órgano interno.

A esto se sumó, cristalizando las dificultades internas, la querella que presentó a inicio de agosto Delpin en contra de Chahin por el presunto delito de “administración desleal”. Una acción judicial de la que luego desistió.

/gap