El caso de un bebé contagiado con la variante Delta del coronavirus en San Felipe sigue generando polémica respecto a las condiciones en que viajó junto a sus padres a Estados Unidos y el incumplimiento de la cuarentena una vez que regresaron a Chile.

El lunes la subsecretaria Paula Daza señaló que el padre del bebé había sido autorizado a “representar a Chile como conferencista” tras recibir una invitación de la Casa Blanca, versión que más tarde fue ratificada por el ministro del Interior, Rodrigo Delgado. El evento en cuestión, sin embargo, era de la fundación conservadora “Coalición Fe y Libertad”.

A menos de 24 horas de la versión entregada por La Moneda, Delgado confirmó que el jefe de gabinete del Ministerio del Interior es cuñado del padre del bebé contagiado y que tras conocerse la polémica, puso su cargo a disposición, aunque no aclaró si fue desvinculado.

Respecto al viaje de la familia a Estados Unidos, Delgado insistió en que fue debidamente autorizada.

Contó que en un comienzo el permiso fue rechazado y la persona tuvo derecho a adjuntar más antecedentes. “Esta invitación está, está acreditada”, dijo Delgado quien aseguró que dicho documento provenía de una organización que ejerce como asesora de la Casa Blanca.

Respecto al vínculo de su jefe de gabinete con el padre del bebé infectado, el jefe de Interior aseguró que “no tengo ningún antecedente de que él haya ejercido una presión indebida”.

Sí admitió un error del funcionario: “Cuando esto sale a la luz pública, él en ese momento no me comenta el parentesco. Ese es un error que él cometió”. Posteriormente dijo que la persona involucrada puso el cargo a disposición, aunque no aclaró cuál es la situación actual.

/psg