Tras sucesivas alzas, la deuda de los hogares chilenos se frenó en 2020. Así se desprende del informe de las Cuentas Nacionales por sector institucional que publicó esta mañana el Banco Central en su sitio web.

De acuerdo al reporte, en 2020 los hogares de la economía chilena registraron un stock de deuda (pasivos totales) de 50,6% del PIB, lo que implica una ligera baja de 0,1 puntos porcentuales en relación al ejercicio anterior.

La deuda de Hogares, al cierre del año, estaba constituida por créditos bancarios para la vivienda (28,8% del PIB), créditos de consumo (10,6% del PIB) y obligaciones frente a otros intermediarios de crédito (Casas comerciales, Compañías de seguros, Cajas de compensación, entre otros) que representaron, en conjunto, 11,2% del PIB.

Por su parte, las Empresas no financieras presentaron un ratio de deuda como porcentaje del PIB de 120,3%, lo que representa un aumento de 5,1 puntos porcentuales en relación a diciembre de 2019, “y en línea con la contratación de nueva deuda a través de la colocación de bonos y obtención de préstamos”, dijo el emisor.

Este resultado se explicó, por la emisión de títulos en el mercado local junto al efecto positivo de su valoración a precios de mercado y a la mayor contratación de préstamos bancarios.

“Por otro lado, aumentaron los préstamos con el exterior y, en menor medida, los títulos de deuda emitidos en los mercados internacionales, efectos que fueron atenuados por las revalorizaciones negativas, derivadas de la apreciación del peso frente al dólar hacia el cierre del año”, dijo el BC.

/psg