Ucrania saldrá victoriosa de la guerra iniciada por Rusia, afirmó este fin de semana su presidente, Volodimir Zelenski, al cumplirse 100 días de la invasión lanzada por Moscú, cuyas tropas intensifican su ofensiva en la región oriental del Donbás.

El avance de la invasión

Miles de personas han muerto, millones han huido de sus hogares y hay pueblos enteros en ruinas desde que el presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó a sus fuerzas invadir Ucrania el 24 de febrero.

El avance del ejército ruso se vio frenado por la férrea resistencia de los ucranianos, que lograron frustrar una ofensiva relámpago para hacer caer el gobierno prooccidental en Kiev y que obligó a Moscú a orientarse hacia el este, para conquistar la cuenca minera del Donbás.

Las declaraciones de Zelenski

El presidente ucraniano buscó transmitir este viernes un mensaje de confianza a sus conciudadanos en un video emitido desde Kiev, junto a los altos mandos del país. “La victoria será nuestra“, afirmó.

Pero Zelenski también reconoció que Rusia ha triplicado la porción de territorio ucraniano bajo su control. Con la península de Crimea anexada en 2014 y las zonas del Donbás y del sur de Ucrania bajo su poder, Rusia ocupa ahora unos 125.000 km2.

Moscú ha alcanzado “ciertos” objetivos desde el inicio de la ofensiva, dijo el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov.

Entre otros, las tropas rusas han “liberado numerosas localidades” y han permitido a sus habitantes volver a “una vida en paz”.

Destrucción desde hace 100 días

Las tropas de Putin están concentradas en el Donbás y la batalla es especialmente feroz en la ciudad de Severodonetsk.

Desde hace cien días, (los rusos) destruyen todo lo que diferenciaba la región de Lugansk”, declaró el gobernador regional, Serguéi Gaidai.

El funcionario local afirmó que las tropas ucranianas están resistiendo en una zona industrial, una situación que recuerda a la vivida en la ciudad portuaria de Mariúpol, en el sureste de Ucrania, donde los soldados se atrincheraron hasta que finalmente se rindieron a finales de mayo.

Los rusos “no la han tomado completamente. Y si antes teníamos una situación difícil, con alrededor de un 70% de la ciudad conquistada, ahora han sido retrasados un 20%”, añadió Gaidai.

Periodistas heridos

Dos periodistas que trabajaban para la agencia internacional de noticias Reuters resultaron levemente heridos y su conductor murió mientras se dirigían a esta ciudad, informó la agencia.

“Viajaban en un vehículo proporcionado por los separatistas respaldados por Rusia y conducido por un individuo asignado” por ellos, precisó.

La situación también es difícil en Lysychansk, la ciudad gemela situada frente a Severodonetsk, al otro lado del río.

Cerca del 60% de las viviendas han sido destruidas y las conexiones de internet, de telefonía móvil y de gas están cortadas, informó el alcalde Oleksandr Zaika.

“La situación empeora”

La otra región del Donbás, Donetsk, no se encuentra al margen de las hostilidades, especialmente en Sloviansk, unos 80 km al oeste de Severodonetsk, cuyos habitantes huyen desesperados de la ciudad, sin agua ni electricidad.

La situación empeora, las explosiones son cada vez más intensas y las bombas caen cada vez más a menudo”, dijo a la AFP Gulnara Evgaripova, una estudiante de 18 años que se subía a un autobús de evacuación.

/gap