Un grupo de diputados presentó un proyecto que busca modificar la semana laboral, planteando reducir los días de trabajo a la semana de cinco a cuatro, para que así sean tres destinados al descanso. De este modo, de forma gradual las jornada laboral pasaría a ser de 38 horas, en lugar de las 45 que rigen en la actualidad.

Si bien hasta el momento los parlamentarios de oposición han acogido la iniciativa, desde el oficialismo consideran que no es un buen momento para poder implementar este tipo de proyecto, debido a la crisis económica y las cifras de desempleo.

Posturas a favor

Desde la oposición afirmaron que implementar esta reducción en la jornada laboral puede significar un incentivo para mejorar la productividad, la cual suele ser baja en Chile.

También señalaron que permitirá dar facilidad para que las personas puedan tener un día hábil para hacer trámites, ir al médico o realizarse exámenes, lo que muchas veces requiere tener que pedir algún permiso especial en los trabajos.

“Entendemos que no es el minuto”

“Nuestra propuesta de jornada laboral de 4×3 es sobre la base de la jornada laboral semanal ordinaria que hoy día es de 45 horas. Estamos proponiendo rebajarla al primer año a las 40 horas y en un segundo escalón, al quinto año, a las 38 horas“, explicó Raúl Soto (PPD).

La diputada Alejandra Sepúlveda (FREVS) recalcó que: “No es una idea nueva y es una combinación entre dos proyectos. Uno el de las 40 horas y el de poder flexibilizar los tiempos en relación a la jornada de trabajo en la semana”.

“Yo creo que es un proyecto interesante que es importante poder estudiar, pero entendemos además que todos los procesos en relación a los temas laborales son de largo aliento. Por lo tanto, vamos a empezar a trabajar, a discutirlo, pero entendemos que no es el minuto hoy día para poder aplicar“, agregó.

Posturas en contra

Desde el oficialismo cuestionan que el proyecto incentive a la productividad, indicando que podría verse aún más afectada.

También pusieron sobre la mesa a las Pymes, las cuales probablemente tendrían que contratar a una persona extra.

“Lo que quiere Chile es trabajo”

El parlamentario Francisco Eguiguren (RN) manifestó que: “Yo creo que los parlamentarios de oposición quieren llevar al país el régimen de trabajo que tienen ellos. Trabajamos cuatro días y pretenden que todo Chile trabaje cuatro días”.

Hoy día lo que quiere Chile es trabajo. La preocupación de la izquierda debería ser cómo generamos más trabajo y qué hacemos para que este trabajo sea de buena calidad y con buenos ingresos”, añadió.

Por su parte, Jorge Durán (RN), sentenció que: “El año electoral muchos parlamentarios lo confunden con ofertón, pero yo les quiero decir que la ciudadanía está informada, estamos en una pandemia, estamos en una depresión económica, la gente no quiere que le regalen todo, la gente quiere trabajar“.

“¿Acaso estos parlamentarios creen que la plata sale de un árbol? si necesitamos un país que produzca”, sostuvo.

El proyecto

La iniciativa del parlamentario establece un mecanismo escalonado progresivo para llegar a las 38 horas. En efecto, se plantea bajar primero a 40 horas, desde el primer día hábil del año siguiente a la publicación de la ley, y luego de cinco años, llegar finalmente a 38 horas.

Estos días se podrían distribuir, por lo que el trabajador con su empleador podrían pactar los días a trabajar.

En Chile hay una empresa que ya está trabajando con esa modalidad, que se implementó de forma paulatina.  Primero partieron con media jornada y hace dos meses iniciaron este proceso de tener libre el día viernes.

Globalmente hay países que tienen este modelo. Incluso Japón anunció recientemente que está evaluando impulsar la reducción de jornada laboral.

/gap