Pero volviendo a los acuerdos, para Hernán Cheyre serán fundamentales también para salir del pantano económico, porque  si bien hay consenso de que para recuperar la capacidad de crecimiento es “fundamental generar mayor inversión; aumentar el empleo; incrementar la tasa de participación laboral y mejorar la productividad”, la clave está en cómo lograrlo.

Y ahí vuelven las dudas, no solo por la crispación política sino también por las deudas pendientes.

“Si hay algo que tienen en común los países que logaron cruzar el umbral del desarrollo”, dice Cheyre, es tener una fuerza de trabajo con buena educación”.

Y eso hoy, por acá, es un problema.

El desplome de los liceos embemáticos que mostró esta semana la Paes dejó en evidencia lo para muchos ya evidente. Como decía Sebastián Izquierdo hace algunos meses, estamos ante el ocaso de la educación pública de excelencia. Benjamin Franklin decía que la inversión en conocimiento es la que paga el mejor interés.

Pero por acá, esa inversión parece estar en deuda.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera por Juan Paulo Iglesias

/gap