Tras más de cinco meses, Marcelo Díaz volvió a hacer tareas a la par del plantel. Racing necesita su calidad.

A Marcelo Díaz le hubiera gustado dar el gran paso que esperaba en medio de un clima general de alegría. Pero los momentos a veces no se eligen y hay que adaptarse a ellos. En este caso, a Chelo le tocó vivir una mañana de ambivalencias. Por un lado, la satisfacción personal de haber vuelto a realizar algunos trabajos a la par del plantel, después de una larga rehabilitación post operación. Por el otro, la desazón compartida con el grupo luego de la derrota ante Arsenal, agravada por otra muy floja actuación colectiva.

Junto a la confirmación de que los últimos testeos de coronavirus dieron todos resultado negativo, la del Chelo fue la otra buena noticia del día en un equipo que necesita de su experiencia y calidad para el manejo de tiempos en el medio. Es un aliciente más dentro de un panorama preocupante por los sostenidos malos rendimientos de Racing, más allá de los resultados.

En una de las canchas del predio Tita Mattiussi (no se entrenaron en la cancha auxiliar del club porque fue resembrada), el volante central pudo moverse codo a codo con sus compañeros luego de cinco meses. Debido a la rotura de un menisco externo que le causaba mucho dolor y afectaba su nivel, Díaz fue operado en la rodilla derecha el 16 de noviembre de 2020. Desde entonces se armó de paciencia y comenzó a transitar la cuenta regresiva. Juan Antonio Pizzi, que nunca contó con él en Racing en lo que va de su ciclo (sí lo dirigió en la selección de Chile), en el medio utilizó a Nery Domínguez, Leonel Miranda y Facundo Gutiérrez.

La ansiedad del chileno

“Falta muuuuuy poco”, publicó el mediocampista en su cuenta de Instagram hace unos días. La semana pasada intensificó labores en el campo, etapa que pensaba abordar y no pudo cumplir porque su infección de Covid-19 atrasó los tiempos. Este lunes efectuó actividades de movilidad, circuito de pases con definición y fútbol en espacios reducidos como parte del grupo de jugadores que no actuó ante el cuadro de Sarandí (los que sí actuaron hicieron trabajos regenerativos). En cuanto a su reaparición, seguramente primero sumará minutos en algún parido de la liga y luego lo hará en la Copa Libertadores.

¿Cuándo podría hacer todos los trabajos a la par?

Según le adelantaron a Olé, la intención es que la próxima semana Díaz ya complete con normalidad todos los ejercicios que se dispongan para el plantel, con el deseo de poder reaparecer en escena durante la Libertadores. ¿Y qué ocurrirá en junio? Hoy es todo un interrogante. Su contrato vence en ese mes, pero su futuro no está definido. Si bien había asegurado en varias ocasiones su anhelo de retronar a la Universidad de Chile, esa posibilidad habría perdido algo de fuerza y no se descarta que la Academia le renueve el convenio.

/