El abanderado de Chile Podemos Más, Sebastián Sichel, en los últimos días ha dirigido sus dardos hacia el representante del Partido Republicano, José Antonio Kast, incluso en la franja electoral. Los episodios que además se han dado en Twitter y en entrevistas radiales hacen que analistas electorales se pregunten cuáles son los votos que pretende atraer con esa estrategia, sobre todo tomando en cuenta que en la más reciente encuesta Plaza Pública de Cadem Sichel quedó de cuarto con un 7% de preferencias, mientras que Kast se ubicó de primero con 23%, a 3 puntos del abanderado de Apruebo Dignidad Gabriel Boric (20%).

“Sichel está peleando por instalar un espacio político y por llenar ese espacio político diferenciado. No está en la pelea para pasar a segunda vuelta y eventualmente gobernar, sino más bien para instalar un camino de futuro”, plantea el diputado independiente y experto electoral Pepe Auth, en el Podcats Electoral de El Líbero.

Agrega que esa situación ya fue detectada por la gente y los liderazgos de derecha, “por eso el proceso de desembarco, tímido al comienzo, hoy día es masivo y eso va a significar la ausencia del candidato Sichel en el territorio. De cobrar por sacarse la foto, hoy día está pagando porque lo hagan“.

Coincide el presidente de la Fundación Leadership Chile y analista político Darío Paya: “Sichel no va a hacer volver a la gente de derecha con el discurso que ha asumido, la gente que se fue con Kast no va a volver. Entonces la pregunta es: ¿está compitiendo por el voto de Yasna Provoste?, ¿por qué votos está compitiendo?”.

“La gente eligió a Sichel suponiendo una condición especial y probablemente única, lo eligió para poder derrotar al candidato de la izquierda y eso no se ha manifestado en la práctica. Ese fue el vacío que llenó Kast. Si se trata de encontrar una lógica a lo que está ocurriendo, diría que es un último intento de rescatar votos, ya no de derecha, sino de centro, pero no sé cuántos”, señala Paya.

Para el analista, el “punto de inflexión” de Sichel se dio cuando manifestó que no sabría si apoyaría a Kast en una segunda vuelta. “Esto lo distanció de manera profunda de un porcentaje gigantesco de la centroderecha. Alguien que ponga en duda qué haría en la segunda vuelta si la otra opción es Boric no es algo que se le pueda pedir que entienda a nadie de centroderecha“, advierte Paya.

Auth se refiere a los electores perdidos por Sichel casi en los mismos términos que Paya. “Quien pasó de Sichel a Kast, que es una decisión fuerte porque significa pasar de una cierta ambigüedad de contenido a una cosa clara, no va a volver. Yo creo que Sichel ya dijo: ‘no voy a recuperar ese electorado de derecha y por lo tanto me voy a pelear un electorado de centro’, pensando en el futuro”, asevera el diputado. Incluso plantea que en la primera vuelta Sichel podría obtener menos del 10% de los sufragios.

Para Auth, aunque nada está escrito, los dos que se medirá en la segunda vuelta serán Kast y Boric “salvo que ocurra un accidente”. “Vamos a tener unas elecciones con más votantes en la segunda que en la primera vuelta. Las elecciones inciertas son movilizadoras porque invitan al individuo a una fiesta en la que su palabra vale, a una elección en la que su voto puede ser dirimente”, concluye.

/gap