Un comité de expertos de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de EE.UU. hizo una recomendación a través de un documento, publicado recientemente, para que la sonda conocida como ‘Uranus Orbiter and Probe’ (UOP), sea considerada “como la nueva misión insignia de máxima prioridad para su inicio en la década 2023-2032”.

Según el documento, la sonda atmosférica UOP se encargará de realizar “un recorrido orbital de varios años”, con el propósito de obtener información sustancial de los “gigantes de hielo”, denominación que los científicos emplean para referirse a Neptuno y Urano.

Estudiar el séptimo planeta del sistema solar

El comité señaló que están particularmente interesados en estudiar Urano, al que calificaron como “uno de los cuerpos más intrigantes del sistema solar”, debido a “su baja energía interna, dinámica atmosférica activa y campo magnético complejo”, lo que lo convierte en un gran enigma para la ciencia.

Además, reiteraron que la sonda Voyager 2, que se acercó a Urano en un sobrevuelo en 1986, reveló que existe evidencia de “actividad geológica” en sus enormes “lunas de hielo y roca”, las cuales pueden ser “posibles mundos oceánicos”.

Ante estos argumentos, los expertos detallaron “los objetivos científicos” del orbitador UOP: estudiará “el origen, el interior y la atmósfera de Urano”, así como su “magnetosfera, satélites y anillos”. También reafirmaron que el UOP permitirá obtener “información básica relevante” sobre exoplanetas de diferentes dimensiones.

Anteriormente, la NASA ha hecho caso a las recomendaciones propuestas por las Academias Nacionales, entre las que destacan dos misiones: la primera fue la recolección de rocas en Marte, la cual se logró por medio del róver Perseverance, y la otra es sobre el estudio de Júpiter y su luna Europa a través de la nave Europa Clipper, cuyo lanzamiento está previsto para el 2024.

/psg