Líderes regionales hicieron parte este martes del foro Proceso Constituyente en Chile, organizado por Interamerican Institute for Democracy, en Miami, EEUU. Durante el evento los invitados a aportaron su mirada sobre la propuesta de nueva carta magna en el plebiscito del próximo 4 de septiembre en el país andino.

En el evento participaron Ricardo Israel, abogado y ex candidato presidencial en Chile; Isabel Plá, vicepresidenta del partido Unión Demócrata Independiente y ex ministra chilena; Nicolás Monckeberg, abogado, ex ministro y político chileno; Luis Beltrán Guerra, académico e intelectual venezolano; Pedro Cateriano, ex ministro peruano; Gustavo Covacevich, exitoso empresario y líder chileno; y el ex presidente ecuatoriano Osvaldo Hurtado.

Carlos Sánchez Berzain, director de Interamerican Institute for Democracy, advirtió de las similitudes entre el proceso constituyente en Chile y los de Venezuela, Ecuador y Bolivia durante los gobiernos de Hugo Chávez, Rafael Correa y Evo Morales, donde hubo procesos de cambios profundos en la constitución que, según su mirada, acabó con las democracias de esos países.

Todas estas asambleas constituyentes tienen la característica de empezar con un proceso de desprestigio, de crisis y de conflicto, donde se atacan a líderes, partidos y al sistema político, y a partir de procesos de conflicto nacional se convierte el conflicto en un problema de estado y el problema de estado se transforma en un problema de sistema y terminan proponiendo una constituyente, no la reforma constitucional que es otra cosa”, dijo Sánchez Berzain.

Ricardo Israel hizo un llamado a votar por el rechazo ya que la propuesta de la nueva constitución tiene, a su juicio, fallas graves que van en detrimento de la democracia. Y señala que lo que predominó durante el proceso fue una visión extrema.

Por su parte, Isabel Plá advirtió que el texto propuesto implica un retroceso en libertades, en democracia y en igualdad ante la ley. Y dijo que en esa propuesta se define a Chile como estado plurinacional, no es un estado central, sino con muchas naciones, lo que advierte puede dividir a la nación. También señaló que en la propuesta se pone en peligro la propiedad privada al haber instrumentos de expropiación.

Que hemos planteado desde la centroderecha: un rechazo entendiendo el mandato de un cambio de la constitución pero con otros estándares, una nueva constitución con principios de una democracia moderna, porque existe una frustración de la ciudadanía”, dijo Plá.

Nicolás Monckeberg dijo que el acuerdo por la paz y la nueva constitución fue la única salida al estallido social en Chile. Además, comparó el duro presente del presidente Gabriel Boric, su baja aceptación y su crisis de gobernabilidad, con la crisis del gobierno de Alberto Fernández en Argentina.

Sobre la propuesta de nueva carta magna en el plebiscito del próximo 4 de septiembre, dijo que el rechazo a la propuesta es el camino más expedito para hacer una nueva constitución.

“En Chile ha perdurado el camino del acuerdo, el camino de moderación”, dijo Monckeberg, que aseguró que la constituyente careció de concesos al haber un predominio de la izquierda.

Por último, Gustavo Covacevich resaltó algunas cosas buenas de la propuesta constituyente que, sin embargo, tiene varias “píldoras envenenadas”. Y dijo que la propuesta lleva a una democracia debilitada y a una desigualdad ante la ley. “Esta nueva constitución podría llevar a Chile a un asambleísmo similar al de Cuba”, señaló Covacevich.

Recientemente, el presidente de Chile, Gabriel Boric, aseguró que, en caso de rechazarse la propuesta de nueva carta magna en el plebiscito del próximo 4 de septiembre, debe convocarse un nuevo proceso constituyente.

De ganar la alternativa ‘Rechazo’ (la nueva Constitución), lo que va a pasar es que vamos a tener que prolongar este proceso por un año y medio más (…) Tiene que haber un nuevo proceso constituyente”, señaló en una entrevista al canal local Chilevisión.

“Va a tener que discutirse todo de nuevo, a partir de cero”, enfatizó.

/Gap