Un comunero mapuche murió la noche de este miércoles, en el sector de San Miguel, en la localidad de Cañete en la región del Biobío, en medio del Estado de Excepción que el Presidente Sebastián Piñera decretó semanas atrás. Tres personas resultaron heridas y otras tres fueron detenidas, pero durante la jornada de este jueves se dejó en libertad a dos de ellos por falta de evidencias.

Entre los objetos incautados por la Fiscalía Regional del Biobío se encuentran un fusil calibre 7.62x51mm, una escopeta artesanal, 57 cartuchos 9mm, 50 cartuchos 5.56mm, dos cartuchos calibre 22 largo, una vaina 9mm de fogueo, 16 cartuchos calibre 12 y una camioneta que contaba con encargo policial.

En un comunicado, la Fiscalía Regional de la octava región informó que solo una de las tres personas que fueron detenidas ayer durante el procedimiento de la Armada y Carabineros en Cañete fue formalizada por “receptación y tenencia ilegal de municiones”. Se trata de José Llempi Machacán (21) quien quedó con arresto domiciliario total.

Se decidió no pasar a audiencia de control de detención ni formalización ante el Juzgado de Garantía de Cañete a dos personas de 21 y 15 años de edad. La razón entregada por el Ministerio Público fue que no se reunieron, por ahora, evidencias para formalizar cargos en contra de ellos, por lo que se decretó su libertad, aunque la investigación continuará su curso con peritajes y pesquisas encargadas a la Policía de Investigaciones.

Ayer, desde La Moneda, el Presidente Sebastián Piñera condenó los hechos de violencia ocurridos en la Macrozona Sur e informó que “tres personas resultaron heridas y dos personas fueron detenidas, incautándoseles armas de fuego, un fusil y municiones de guerra y un vehículo con encargo por robo”. Además aseguró que “la responsabilidad por las pérdidas de vidas y los heridos, tanto de civiles como de uniformados, ocurridas en el último tiempo en las provincias que se encuentran bajo Estado de Excepción, recae en organizaciones de crimen organizado, narcotráfico y terrorismo”.

Pocas horas antes, un grupo identificado como Weichan Auka Mapu (WAM) difundió un video en redes sociales donde se ve a más de 20 personas encapuchadas, portando diversas armas y con vestimenta militar estilo “guerrilla”. “Como Weichan Auka Mapu reafirmamos nuestro compromiso revolucionario en las acciones de sabotaje a los intereses capitalistas (…), así como las acciones armadas que son concordantes con las necesidades de nuestros lof y comunidades”, aseguran en la grabación.

“Instamos a esta nueva fuerza policial y militar, perros guardianes de los ricos, a hacer abandono de nuestro territorio, porque serán derrotados por la fuerza del pueblo mapuche en armas”, dice uno de ellos. En el video, que termina con gritos y disparos al aire, piden “libertad a los presos políticos” y la salida de las fuerzas de orden del territorio. Tras la difusión de este material, la Fiscalía de La Araucanía informó que la Unidad de Alta Complejidad abrió una investigación por el uso de armamento orientada a identificar a las personas, establecer el lugar y día de grabación y el origen de las armas que ostentan.

El enfrentamiento

Un paradero en llamas en medio de la ruta P-72 alertó a Carabineros. Eran pasadas las 14:00 horas del miércoles cuando, alertados por el desorden, un grupo de patrullas llegó hasta la carretera que une Cañete y Tirúa en la Región del Biobío. Pero la policía fue recibida en medio de disparos, por lo que tuvieron que pedir refuerzos a las Fuerzas Armadas quienes están a cargo de resguardar el lugar en medio del Estado de Excepción.

Apenas protegidos en un vehículo acondicionado para recibir balas, los uniformados comenzaron a disuadir los ataques con bombas lacrimógenas y armamento no letal. Como refuerzo se sumó personal de la Armada, que en los primeros minutos tampoco fue suficiente para detener a los encapuchados, quienes solo se alejaron con los tiros de las armas militares.

Tal como aseguró el jefe de la Defensa Nacional del Biobío, el contraalmirante Jorge Parga, “alrededor de las 14:35 horas, arriba al lugar personal de infantería de Marina, con el apoyo de 2 vehículos Mowag, en apoyo al personal de Control de Orden Público, instante en el cual los individuos se repliegan hacia zonas boscosas. Los sujetos, ocultos en el follaje del bosque, emboscaron y atacaron al personal policial y de la Armada, procediendo estos últimos a repeler, en primera instancia, con munición no letal y tiros de escopeta”.

Este no fue el único hecho, ya que cerca de las 18:00 horas en el cruce Colo Colo ubicado en la misma ruta también se registró un enfrentamiento entre policías y un grupo de violentistas, donde se registró un detenido. Aún a plena luz del día terminaba una jornada marcada por el intercambio de balas que finalmente dejó a un comunero mapuche muerto.

Por Daniela Bas y Ángela del Canto para El Líbero

/psg