Yuval Harari decía en sus 21 lecciones para el siglo XXI que las primeras décadas de este siglo eran las más pacíficas de la historia de la humanidad, pero que no había que “subestimar la estupidez humana”.

Y como apunta en una columna en la revista The Atlantic, Putin y la invasión a Ucrania lo vino a confirmar. Estamos ante “el fin de la nueva paz”, dice.

Vivimos en tiempos inciertos. Unos además, como agrega Alejandra Sepúlveda, recordando a Martha Naussbaum, donde priman el miedo y la ira. Emociones que amenazan la democracia.

Por eso, para Sepúlveda, hay que tomar una ruta que nos permita encauzar el malestar y reparar la grieta, con menos agendas individuales y más ánimo colectivo. Un buen deseo para el año que empieza.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera por Juan Paulo Iglesias

/gap