Rocío Lamich (40), la cosmetóloga de Calama que grabó videos para su hijo Gaspar (1) antes de ser intubada tras contagiarse de covid-19, se reencontró con el pequeño luego de su recuperación.

En abril pasado, la mujer estuvo dos semanas en coma inducido en el Hospital de Antofagasta. Por fortuna, logró sobrevivir a la peor parte de la enfermedad.

En conversación con Las Últimas Noticias, Lamich contó que en los registros “básicamente le di consejos para que fuera una buena persona”.

Agregó que, tras contraer la enfermedad, pensó que se iba a morir, por lo que también dejó las claves de los aparatos tecnológicos para que el pequeño, más grande, pudiera ver las fotografías.

Mientras la mujer estaba internada, fue su hermano quien cuidó de Gaspar. Este sábado, tras recibir el alta, pudo reencontrarse.

El plan era realizar una videollamada y luego aparecer, para que la reunión no sea abrupta. “Fue tan emocionante”, dijo, añadiendo que “la última vez que le había hablado fue cuando le grabé los videos y no sabía si yo iba a vivir”.

Sobre el momento, rememoró que “él me miró y se sorprendió, como que se puso serio y luego tomó unos autitos que tenía, porque no creía mucho lo que estaba pasando”, relató al medio.

Después de unos minutos Gaspar se acercó. “Me abrazó y me besó. Me daba besitos y me gritaba mamá y me tiraba los bracitos”, continuó.

Fue el 13 de abril que el personal médico le informó que debía ser conectada a un respirador artificial por el avance de la enfermedad. En ese momento, contó previamente al diario, llamó a su familia para despedirse y decirles qué debían hacer con el pequeño.

“Me puse en modo sobreviviencia. No tenía ganas de llorar, sólo pensar rápido en el futuro de mi hijo. Mi deseo era que mi bebé se quedara a cargo de mi hermano y cuñada. Tuve poco tiempo antes de que me quitaran el celular”, sostuvo.

“A mi hijo le decía que recordara siempre que él era un niño inteligente, bondadoso, que le hiciera caso a su abuela y tíos”, dijo respecto de los videos.

/