La tarde de ayer Tigres y Veracruz se dieron cita por la fecha 14 de la Liga MX. El encuentro terminó 3-1 en favor del equipo de Eduardo Vargas, quien por cierto se anotó con dos dianas, pero también con más de una polémica.

Esto, ya que los goles de los ‘Felinos’ llegaron luego que los ‘Tiburones’ se negaran a jugar los minutos iniciales del encuentro disputado en el Estadio Luis Fuentes, como protesta por la precariedad laboral y salarial que viven por estos días.

La apática actitud del equipo de ‘Turboman’, que en menos de seis minutos ya se había adelantado por 3-0 en el marcador, no dejó indiferente a nadie y rápidamente encendió una nueva polémica que incluso tiene en el ojo del huracán al atacante chileno.

Y es que tanto Eduardo Vargas como André-Pierre Gignac, autores de los tantos del encuentro, fueron cuestionados e insultados por no respetar la protesta simbólica que los jugadores de los ‘escualos’ habían programado para este encuentro.

El jugador Ángel Reyna se refirió a la actitud de los jugadores de Tigres. “Es triste que veas a tu colega de profesión que no se mueve, que no tiene la participación por el bien del futbol. En este caso Edu Vargas y Gignac no tienen el sentido común o el buen corazón de apoyar”, dijo tras el encuentro.

En tanto, el capitán de los ‘tiburones’ explicó la delicada situación por la que pasa el club en conferencia de prensa luego del encuentro. “Quiero señalar que los jugadores del Tigre sabían perfectamente que íbamos a parar tres minutos el partido. Ellos lo sabían perfectamente. Es una tristeza porque al final del día todos somos profesionales y todos estamos en este tema que es el fútbol”, indicó en conferencia de prensa Carlos Salcido.

“Queremos aclarar que antes de llegar a esta instancia el equipo siempre tuvo la postura de ser profesional, ante cualquier situación para saldar los adeudos que existen hasta este momento. Pero hoy tenemos compañeros a los que se les debe el salario completo desde hace seis meses”, agregó.

Eso sí, eso no es todo ya que el experimentado jugador mexicano también aprovechó la instancia para profundizar en las verdaderas razones que los llevaron a tomar una decisión tan radical como la manifestada en el partido ante Tigres.

“En la pretemporada el equipo hizo un paro de una semana, debido a que en ese momento había un adeudo que iba de dos a tres meses. Pero al darnos cuenta que no contábamos con el apoyo de la directiva ni del cuerpo técnico, el equipo optó por seguir entrenando a pesar de las circunstancias y confiar en la buena fe de la directiva”, indicó el deportista.

“Las categorías inferiores también sufren por las condiciones en las que deben realizar su actividad y conseguir sus metas profesionales. No hay atención, no hay entrenadores, no hay un lugar para entrenar o cambiarse. Hay carencia para realizar los viajes, los cuales han llegado a ser desde 14 a 15 horas de viaje, llegando tan solo 15 minutos antes del partido y muy mal alimentados e hidratados”, cerró.

/Eduardo Méndez Garín