La tarde de este martes diversos incidentes se registraron en el ingreso al primer show programado por Daddy Yankee en el Estadio Nacional, donde los asistentes derribaron rejas, treparon muros, forzaron el acceso y agredieron al personal que realizaba el control de acceso.

Según se comunicó por parte de la productora Bizarro, organizadora del evento, las puertas al recinto deportivo se abrieron cerca de las 16 horas para permitir el acceso a los fanáticos del reggaetonero, pero con el correr de los minutos, tanto personas con entrada y otras sin ella, apuraban las tareas de control.

La productora informó a las 19 horas que debió interrumpir el ingreso de asistentes por desórdenes en el Estadio Nacional, específicamente en los accesos de Avenida Grecia. De acuerdo al mensaje de Bizarro a través de su cuenta en Twitter, “nos hemos visto obligados a tener que cerrar de forma intermitente los accesos de Avenida Grecia, debido a personas que actuando de forma ilegal han agredido a personal de nuestros equipos de seguridad, validación de entradas y producción”.

Por tal acceso, harían el ingreso los que tienen boletos para Cancha general (Pasarela), Pacífico medio (Limbo), Pacífico alto (Ella me levantó), Pacífico bajo (Rompe), Pacífico lateral (Pose), Galería (King Daddy), Pit Legendaddy derecho y acceso de silla de ruedas.

Tras ello y ya con el telonero nacional Polimá WestCoast que estaba programado para salir en escena para las 20 horas, diversos registros de redes sociales daban cuenta del descontrol que había tanto en el exterior del recinto ñuñoíno como en el interior. A los ingresos forzados que comunicó la productora, se sumaron personas que treparon y caminaron por los muros del Estadio Nacional para evitar los controles, logrando colarse entre los asistentes.

También, una multitud de personas derribó una reja de acceso por Pedro de Valdivia. Por esta artería entrarían los que tienen tickets para las localidades Pit Legendaddy izquierdo, Andes (Gasolina) y Cancha VIP (Con calma).

Ya en el interior, también se registró desorden en la ubicación de los asistentes, los que reclamaron que no se respetó el espacio para las ubicaciones pagadas y que todos buscaban llegar hasta los sectores más cercanos al escenario. Registros dan cuenta del colapso de algunas rejas que dividían el sector cancha general con cancha VIP.

La firma a cargo de los tres conciertos afirmó que -tras el inicio de los incidentes- personal policial de Carabineros se encargaba del control del orden público en el ingreso de los fanáticos hasta el recinto deportivo.

Desde la institución policial, en tanto, comunicaron preliminarmente a eso de las 20.00 que la situación fue generada por grupos de personas que intentaban entrar al recinto deportivo sin contar con sus entradas. Para controlar la situación llegó hasta el lugar personal de Control de Orden Público (COP).

Previamente se informó que el evento tendría un refuerzo en la seguridad con 400 guardias, más otros 200 de apoyo, además de una dotación de 250 carabineros. “Estuvimos con las autoridades, la delegada presidencial, la alcaldesa de Ñuñoa, el jefe de Zona Metropolitana de Carabineros, y están llanos a colaborar en un trabajo conjunto, porque Coldplay sirvió para aprender que hay cosas que se pueden hacer distinto, porque de la otra forma no funciona”, detalló Daniel Merino, productor del evento, durante el sábado pasado.

/gap