Un artículo de La Tercera – que posteriormente fue desmentido por el medio- aseguró que fuentes de la inteligencia de la PDI encontraron que dentro de los elementos subversivos que provocaron las quemas a metros y otros actos vandálicos existen agentes cubanos y venezolanos infiltrados.

Desde la PDI se estaría indagando respecto a una posible “vinculación con los servicios secretos de esos países”.

Otra información que se encuentra confirmada por la PDI y por el Ministro del Interior, Andrés Chadwick, es de que gran parte de las estaciones que fueron completamente quemadas, fueron ataques simultáneos, sólo con un tiempo de 10 minutos de diferencia entre las quemas de las estaciones Trinidad y Elisa Correa de la Línea 4, así como en San Pablo y Laguna Sur de la Línea 5.

Por otra parte según información confirmada por Bomberos, se utilizaron acelerantes de “difícil acceso en el mercado” e incluso en el caso de la Estación Laguna Sur, se habría realizado a través de bombas con temporizadores que permitieron iniciar el fuego en aquellas estaciones construidas sobre la superficie.

El fiscal Omar Mérida realizó peritajes junto a Bomberos y la policía en estaciones de la Línea 5, hasta el momento una de las hipótesis “es que existan grupos que decidieron atacar los tableros de la red eléctrica para inutilizar la red. La razón que estemos acá es trabajarla y ver si confirmamos algunos de los antecedentes”, indicó.

Además agregó que “hay antecedentes que sugieren que atacaron puntos estratégicos, particularmente del centro de distribución de energía eléctrica, que podrían tener un significado dentro de la investigación”.

La teoría del fiscal Mérida coincide con la declaración del fiscal regional de la Metropolitana Sur, Héctor Barros, que apuntó a que en las estaciones incendiadas en la Línea 4 se había atacado “zonas estratégicas”, donde están instalados “los sistemas de electricidad”.

/Escrito por Álvaro Concha para Crónica Chile

/gap