Pero volviendo a lo de las disculpas, otra que tuvo que salir a ofrecerlas fue la ministra del Interior Izkia Siches después de eso de que “parece que algunos se pegaron en la cabeza”, que dijo en la Cámara de Diputados durante la votación del estado de excepción.

¿Qué explica al revuelo? se pregunta Carlos Correa en una columna que titulo “los martes de Izkia” en clara referencia a esos otros “martes”, que los de valores menos excelsos recordarán.

Pero volviendo a los dichos de la ministra, el revuelo no sólo se explica por cálculos políticos, sino también por el hecho de que “hay en la personalidad de la ministra cierto desparpajo que molesta al mundo político”.

Por eso, dice Correa, tuvo que asumir un estilo distinto, más contenido. El problema es que, como la historia de la rana y el escorpión, su naturaleza se le escapa. Quizá la clave es retomar su estilo directo “y usarlo de manera inteligente para sus objetivos, como Enola Holmes”, apunta.

Todo dependerá del 4/S.

/Por Juan Paulo Iglesias, Boletín semanal de Opinión de La Tercera

/gap