Como apunta Juan Ignacio Brito en su columna, al hablar de Putin, lo importante es informarse, estudiar y analizar al personaje y no caer en las descripciones simplistas y apresuradas que lo definen como “un monstruo”, un “demente irracional” o “un criminal de guerra”.

“Solo comprendiéndolo el líder ruso podrá ser neutralizado”, apunta.

Al final la buena información es indispensable.

El caso de Ucrania nos lo recuerda, como también por acá nos los recuerda el caso de Rodrigo Rojas Vade que por estos días se nos reapareció, como marzo.

Y no tuvo una muy buena acogida.

Desde sus ex compañeros de lista hasta la presidenta de la Convención salieron a negarlo. “Vuelve a sembrar desconfianza en el trabajo de la Convención”, apuntó Quinteros.

/Por Juan Paulo Iglesias, Boletín semanal de Opinión de La Tercera

/gap