El expresidente estadounidense Donald Trump se enfureció en medio de una tensa entrevista y pidió que apagaran las cámaras, no sin antes llamar “tonto” en reiteradas oportunidades al presentador televisivo y columnista del New York Post Piers Morgan.

Fue el propio Morgan quien compartió este miércoles en su cuenta oficial de Twitter un video editado que muestra varios fragmentos del mano a mano que tuvo con el exmandatario y que formará parte de su nuevo programa, Piers Morgan Uncensored, que tendrá su primera emisión este 25 de abril.

Según se puede observar en el compilado difundido, la charla comenzó a tomar temperatura cuando el eje temático se desplazó a las elecciones presidenciales que Joe Biden ganó en 2020 y que derivó en una constante acusación de fraude por parte de Trump para negar su derrota.

Fue una elección libre y justa. Perdiste“, aseguró el entrevistador. Fiel a su estilo verborrágico, Trump contraatacó: “Solo un tonto pensaría eso“. “Con respeto, nunca has presentado pruebas contundentes”, respondió Morgan.

Tras calificarlo como “muy deshonesto” y “poco real”, Trump se levantó de su asiento y le ordenó a la producción: “Apaguen las cámaras“. “Muy deshonesto”, agregó mientras se alejaba.

Donald Trump se enfureció durante una entrevista y pidió que apagaran las cámarasDonald Trump se enfureció durante una entrevista y pidió que apagaran las cámaras

Además del video que publicó en las redes, Morgan brindó más detalles de la entrevista en su columna de este jueves para New York Post, donde contó que también culpó al exmandatario de no admitir su derrota en las urnas y, por ese motivo, propiciar el fatal motín del Capitolio del 6 de enero de 2021.

“¡Entonces eres un tonto! Y no has estudiado”, replicó, quien también apuntó contra el líder del Partido Republicano en el Senado, Mitch McConnell, a quien describió como “estúpido”, y a su propio vicepresidente, Mike Pence, a quien criticó por “tonto y débil”.

El encontronazo entre Trump y Morgan previo a la entrevista

La tensión entre Trump y Morgan se había generado antes de que comenzara la entrevista. Es que el exmandatario había recibido unas hojas que reunían varias declaraciones negativas que el presentador televisivo había hecho sobre él.

“Había varias docenas de comentarios míos, tomados de columnas que había escrito y entrevistas que había dado, en los que criticaba salvajemente la conducta de Trump en el último año de su presidencia. Desde su lamentable manejo de la pandemia de coronavirus hasta su negativa a aceptar la derrota en las elecciones de 2020, y el espantoso motín del 6 de enero en el Capitolio”, contó Morgan en su columna.

Minutos antes del mano a mano ante las cámaras, se encontraron en la oficina privada de Trump. “Normalmente, me saludaba con una sonrisa alegre y las palabras ‘¿Cómo está mi campeón?’. Pero esta vez no hubo tales sutilezas de bienvenida. Me miraba a través de su escritorio con furia no disimulada, agarrando el documento titulado ‘Comentarios de Piers Morgan sobre el presidente Trump’“, relató.

Donald Trump se enfureció durante una entrevista y pidió que apagaran las cámarasDonald Trump se enfureció durante una entrevista y pidió que apagaran las cámaras

Luego, el expresidente comenzó a leerle pausadamente varias de las citas: “Trump es un narcisista supremo”, “sus patéticas payasadas en las últimas semanas desde que perdió las elecciones en noviembre han sido absolutamente despreciables”, “ahora está actuando como un jefe de la mafia” y “el estupendo ego de Donald no podía aceptar perder y lo volvió loco”, entre otras.

Con el miedo latente de que cancelara la entrevista, Morgan se las ingenió para convencerlo de que aceptara la charla de 20 minutos que habían pactado. Finalmente, conversaron durante una hora y cuarto y tocaron varios temas: Desde UcraniaVladimir PutinKim Jong-un y las armas nucleares, hasta la realeza, los atletas transgénero, Twitter y Joe Biden.

“Durante la primera hora más o menos, fue una entrevista perfectamente normal, e incluso compartimos algunas risas”, recordó el entrevistador. Sin embargo, “las cosas dieron un giro drástico” cuando se refirió a su negativa de aceptar la derrota electoral de 2020.

Regresó al Trump furioso que había sido en su oficina y me calificó de tonto seis veces más. Luego giró sobre sus talones y salió furioso por una puerta lateral”, indicó.

Más tarde, le escribió por mail: “Tenías todo el derecho de enfadarte y llamarme tonto por no creer que te robaron las elecciones, pero también tengo todo el derecho a mi opinión, y no iba a mentirte en la cara solo para evitar molestarte. Los mejores amigos son los más honestos/críticos, no los aduladores”.

Pasaron diez días desde entonces y aún no obtuvo respuesta por parte de Trump. “¿Quizás nunca volvamos a hablar y nuestra amistad haya terminado?”, se lamentó Morgan.

/Gap