Pero como recordaba Matamala, el gobierno no sólo está tratando de apagar las llamas, sino seguir con la remodelación, la semana pasada anuncio su primer paso, la reforma tributaria para sumar los ingresos necesarios para el trabajo.

Y opiniones abundaron.

Para Rolf Lüders, surgen dudas legítimas sobre la reforma, más allá de ser “una tarea bien hecha”.

Y la principal es si debe ser solo tributaria o más amplia, de carácter fiscal. “Cabe preguntares si esos objetivos pueden lograrse, al menos parcialmente, y a menor costo, reformando el Estado”, apunta.

Aunque al margen de ello, para el ministro Mario Marcel –como apunta en una entrevista a LT Domingo, no estamos ante “una piedra de tope para la inversión”, sino que “debería dar bastante tranquilidad”.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap