Los pacientes con coronavirus presentan un tipo de anticuerpos llamados rebeldes. Es decir, contrariamente a su función habitual, que es la de combatir infecciones, estos atacan al propio cuerpo. De hecho, según un estudio de la Universidad de Yale, afectan a los vasos sanguíneos, a las plaquetas, al hígado y al tejido sano del cerebro.

La investigación de estos expertos se ha publicado en la revista Nature. En el estudio se han analizado muestras de sangre de 194 personas con coronavirus y las conclusiones es que cuanto más grave sea la infección por covid, más anticuerpos rebeldes se encontrarán en el cuerpo.

Video thumbnail
Las llamas, posible solución contra el coronavirus

No es la primera vez que este tipo de anticuerpos salen a la luz en las investigaciones sobre el coronavirus. Un estudio publicado en Science Inmunology analizó los casos de 3.600 ingresados por covid en estado crítico. El 18 por ciento los que fallecieron, tenían estos anticuerpos.

Los expertos señalan que existe una relación evidente entre esto tipo de células rebeldes con la mortalidad del coronavirus. De hecho, este tipo de anticuerpos son ahora objeto de estudio para comprobar si tienen alguna relación con el llamado covid persistente.