Las elecciones presidenciales se pueden estar robando los titulares en Chile, pero los traders de bonos estarán detrás del resultado de las parlamentarias, consigna Bloomberg, en una nota de análisis.

“Mientras el mercado ha internalizado que el izquierdista Gabriel Boric y el conservador José Antonio Kast pasarían a segunda vuelta de las elecciones presidenciales, hay mucha menos certeza sobre el resultado de la votación parlamentaria el mismo día”, señala el medio.

El mercado considera que los bonos locales caerán si la izquierda obtiene una mayoría sustancial de escaños en las elecciones parlamentarias programadas para el 21 de noviembre, y que suban si se consolida el escenario contrario.

“La clave será si la izquierda logrará más de dos tercios de los escaños en el Congreso”, dijo Klaus Kaempfe, director de Portfolio Solutions de Credicorp Capital. En este escenario, el mercado puede esperar cambios relevantes en el sistema de pensiones, independiente de quién gane la presidencia, afirmó.

El país está ad portas de elecciones en las que los dos principales candidatos, Boric y Kast, presentan puntos de vista diametralmente opuestos sobre el futuro de Chile. Mientras tanto, con un resultado menos previsible, más de mil nombres compiten por los 155 escaños de la Cámara Baja y alrededor de 170 aspiraran a los 27 asientos del Senado.

Dado que el desenlace de la elección presidencial es previsible, el resultado más importante será la distribución política del futuro Congreso, comentó Rodrigo Arrigorriaga, gerente de renta fija y socio de Quest Capital. “El mercado considera un escenario adverso, por lo tanto, si el centroderecha logra una buena votación en ambas cámaras, las tasas de mercado podrían bajar 50 puntos base adicionales”, añadió.

Los inversionistas temen que los resultados de este domingo sean similares al de las elecciones de mayo, cuando la coalición gobernante sufrió una sorpresiva y contundente derrota en los escaños de la Convención Constitucional, dejando la redacción de la nueva Carta Magna en manos de la izquierda e independientes. Los activos locales se desplomaron como consecuencia.

La “composición de la legislatura” sería determinante para el mercado de renta fija, ya que esta “podría aumentar o reducir la probabilidad de ejecución de políticas por parte del Ejecutivo”, según un reporte de analistas de Morgan Stanley, entre ellos Gilberto Hernández- Gómez.

Sin embargo, si la distribución política en el Congreso termina siendo más o menos equilibrada, el resultado más importante sería la diferencia de votos entre los candidatos presidenciales de la izquierda y los de la derecha, según Kaempfe, de Credicorp.

Retiro de pensiones

La volatilidad de los rendimientos ha sido la norma en los últimos meses, con el debate sobre el proyecto de ley que permite un cuarto retiro de pensiones liderando. Además de las elecciones, el mercado seguirá muy atento a la saga del cuarto retiro.

Tras ser rechazado en el Senado la semana pasada, el proyecto de ley ahora está a la espera de ser revisado en una comisión mixta. Los diez legisladores encargados del debate en esta comisión deben acordar un texto modificado que pueda obtener el apoyo tanto de la Cámara de Diputados y del Senado. Todavía no se ha fijado una fecha para las próximas votaciones.

El rechazo de la iniciativa en el Senado -y la internalización de ese escenario en las semanas anteriores- junto con un mejor desempeño de Kast en las encuestas, han ayudado a los bonos este mes, en comparación con las fuertes pérdidas anteriores.

Las mejores condiciones del mercado han alentado a los bancos a seguir emitiendo deuda. La semana pasada Scotiabank vendió 2 millones de UF que vencen en 2033, y Banco Security ofreció 1 millón de UF al 2030.

La Tesorería de Chile también se benefició de los menores rendimientos. La semana pasada vendió 6 millones de UF al 2028 y 6 millones al 2030. Los bonos al 2030 se emitieron a una tasa del 1,98%, muy inferior al 3,19% en la colocación del mes pasado para el mismo vencimiento.

/psg