El Movimiento Salud en Resistencia (MSR) emitió un informe el cual arrojaba los resultados de un análisis químico realizado al agua del chorro del carro lanzaaguas de Fuerzas Especiales de Carabineros.

Dicho estudio arrojó que el agua para dispersar manifestantes tiene capsaicina, compuesto artificial que se usa en el gas pimienta, e iones de sodio y grupos hidroxilos, correspondientes a hidróxido de sodio (soda cáustica).

Tras conocerse el informe, el director de Logística de Carabineros, general Jean Camus Dávila, se refirió al tema en una conferencia de prensa.

“El carro lanzaaguas opera a través de un sistema de manipulación interno, computacional, donde dosifica el uso de este elemento (CS), que lo hace a través de un sistema que permite una mezcla máximo de 1 litro por cada 1000 litros de agua”, relató de entrada el general Camus.

“Carabineros de Chile no emplea dentro de sus protocolos el uso de soda cáustica (…) no está inserto ni siquiera en el manual del uso de la fuerza, no existe ninguna forma de poder emplear este producto en control de orden público”, continuó.

Luego, el director de logística de Carabineros agregó que “en ese sentido, nosotros utilizamos el elemento químico denominado ortoclorobenzalmalononitrilo, cuya sigla química es CS“.

“Un elemento como el que se ha hecho mención en la actualidad (soda cáustica), generaría necesariamente, dadas las más de 8.000 manifestaciones que se han desarrollado en el país, a tener cientos y cientospero cientos de lesionados con estas características y nosotroshasta el momentono tenemos antecedentes que nos digan relación respecto a esta situación”, finalizó el general Camus.

/gap