La Asociación de Municipal Metropolitana para la Seguridad Ciudadana, integrada por Santiago, Providencia y Estación Central, concretó la entrega de 310 cámaras corporales para ser utilizadas en procedimientos de Carabineros en el eje Alameda-Providencia.

Se trata de cámaras de alta resolución para grabar operativos y así garantizar los derechos de la ciudadanía, velando por la correcta aplicación de la fuerza policial. Además, sus registros pueden ser usados como prueba ante eventuales agresiones que puedan sufrir los uniformados, como también si son testigos de delitos.

Según aseguró el general director de Carabineros, Mario Rozas, las imágenes captadas son inviolables ya que los registros se suben directamente a la “nube”, o sea, no se guardan en una tarjeta de memoria que después pueda ser manipulada, como ocurrió en el caso Catrillanca.

Rozas agregó que los uniformados que utilicen estas cámaras avisarán a la ciudadanía que están siendo grabados.

En la minuta entregada a la prensa se detalla que los equipos siempre están grabando, pero que el registro se sube a la “nube” cuando el uniformado que la porta aprieta un botón. En ese momento, se suben los dos minutos anteriores y lo que suceda después hasta que la detenga.

De la actividad participó el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, quien indicó que con estas cámaras esperan modernizar el trabajo policial, resguardar de mejor manera los derechos de quienes se manifiestan pacíficamente y así aislar a quienes realizan hechos vandálicos.

Además, destacó que los registros permitirán sacar lecciones para así establecer tácticas policiales más efectivas para lograr el orden público.

“Si tenemos carabineros con mayores tecnologías, con mayores capacidades, vamos a tener carabineros más protegidos, más cuidados, y eso les va a permitir cumplir de mejor manera su función de asegurar el orden público, y también protegerlos a ellos mismos”, agregó.

/psg