En momentos en que Chile alcanza un 82,44% del grupo objetivo con su esquema de vacunación contra el Covid-19 completo, la Región Metropolitana se posiciona como una de las cuatro (las otras son Arica, Tarapacá y Antofagasta) que aún no logran superar la tan anhelada barrera del 80% de cobertura. Si se alcanza ese hito, sumado a que la tasa de contagios sea menor a 150 casos por cada 100.000 habitantes, la RM podría aplazar el horario del toque de queda desde las 10 a las 12 de la noche, tal como ya lo han hecho las restante 12 regiones del país.

La última actualización de Departamento de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) señala que la región presenta una cobertura de vacunación (personas con dos dosis o dosis única) de un 77,87%, con realidades muy disímiles entre comunas, porque mientras algunas superan largamente el 100% de su población objetivo, otras no llegan ni al 70%.

Por eso los esfuerzos se han concentrado en llegar a más personas y así lograr la meta regional, con estrategias tan diversas como los actores que las han propuesto.

Uno de los impulsores es el gobernador Claudio Orrego, quien hace poco, incluso, pidió flexibilizar el requisito del 80%, algo que fue rechazado por Enrique Paris, ministro de Salud. “Es súper válido tener opiniones distintas, ellos tienen que acostumbrarse que esto no es un regimiento”, dice el exalcalde de Peñalolén.

Orrego ve necesario reducir el toque de queda por tres razones: “Primero, porque todos los índices están buenos; segundo, porque esta región es muy grande y el 80% de aquí es muy distinto al 80% de Magallanes, y ya hay comunas sobre el 100%, por lo que solo al trabajar con promedios se cometen injusticias. Y lo tercero es que la gente no asocia el toque de queda con la vacuna, sí con el Pase de Movilidad, y uno puede entender la medida en tiempos de altos contagios, pero la normalidad democrática exige más libertad para las personas”.

La nueva autoridad de la capital detalla “la foto” que le ha sacado a la región que gobierna: “La RM está al borde de cumplir todos los parámetros, estamos a casi 100.000 personas de cumplir todas las metas y están más que dadas las condiciones para que la próxima semana tengamos novedades”. Lo anterior también fue refrendado por la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, quien dijo a Radio Duna que “si las personas se vacunan como corresponde, la próxima semana deberíamos alcanzarlo (el 80%)”.

En efecto, según las últimas cifras, son 136.959 personas las que falta que completen su esquema para llegar al 80%. Mientras, la gente con la primera dosis ya se empina en un 83,34%, por lo que la segunda dosis es cosa de tiempo. La RM está en el último tranco y las autoridades piden un nuevo esfuerzo.

Pero ¿dónde están los que falta por vacunar? Según el DEIS, Estación Central (60,28% de cobertura de vacunación), Independencia (61,88%) y Santiago (63,45%) son las comunas más retrasadas. Más atrás aparecen La Pintana (63,2%), Recoleta (65,29%), Puente Alto (67,99%) y Cerro Navia (68,21%), donde al menos ya sobrepasaron el 70% de avance con primera dosis.

Los municipios dicen tener sus estrategias para revertir esta situación, la que algunos consideran injusta.

“No compartimos las cifras del DEIS respecto del porcentaje de población vacunada, que en el caso de Independencia está sobreestimada a partir de los datos de población del INE -y así lo hemos conversado con el ministro de Salud-, pero seguimos trabajando activamente para fortalecer el proceso de vacunación”, señala el edil Gonzalo Durán.

¿Cómo? “Primero, distribuyendo puntos de vacunación en todos los sectores de la comuna, habilitando puntos de vacunación los sábados y todos los días de la semana en horario vespertino para aquellos que por trabajo tienen más dificultades, e implementamos un sistema que se llama Brigadas Sanitarias, que lo que hacen es identificar personas que, teniendo edad para hacerlo, no se han vacunado y promuevan su inoculación”, dice.

Desde Puente Alto, la secretaria general de la Corporación Municipal de Salud, Educación y Atención de Menores, Daniela Torres, explica que desde el inicio del proceso han dispuesto puntos de vacunación por toda la extensión del territorio, en los que llegaron a vacunar a más de nueve mil personas diarias. “Durante semanas agregamos operativos móviles diarios por los barrios para acercarnos incluso más al público objetivo”, dice.

Pero lamenta que, “en la medida en que la cantidad de dosis que nos entregan son pequeñas, tenemos que redistribuir nuestros recursos a otras tareas”. Y añade: “Es muy frustrante tener que decirle a la gente que llega a vacunarse que tiene que volver otro día, porque ya no hay dosis o que no están en el calendario”.

Al respecto, Orrego señala que “el ministro (de Salud) ha reconocido que hemos tenido algunos quiebres (de stock) y lo que le dije es que al menos eso se informe debidamente. Es lo que tiene que mejorar el Minsal”. Y añade: “Deberíamos ser capaces de ampliar los días de vacunación, especialmente hacia los domingos, porque la gente trabaja de lunes a viernes o los sábados”.

Una estrategia que apunta en esa dirección es la que ha utilizado el Servicio de Salud Metropolitano Central, de quien dependen las comunas de Santiago, Cerrillos, Maipú y Estación Central.

/gap