Porque si de violencia hablamos esta parece haberse tomado la agenda por estos días, desde Meiggs a la Araucanía.

Es la “mancha humana” de la que escribía Max Colodro el domingo. Porque como decía, “si alguien creyó que el solo hecho de tener una administración de izquierda desincentivaría la violencia, simplemente se equivocó”.

Son “tiempos violentos” como apuntaba Juan Carvajal.

O los costos de la inconsistencia, según Colodro, porque “cuando no se ha defendido desde la oposición una línea infranqueable frente a la violencia, es bien difícil poder establecerla desde el gobierno”.

Y peor aún, es “una violencia que no se irá”, dice Colodro. Será algo quizá de esa “edad de la ira” de la que escribía Pankaj Mishra.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap