Pese a ser una de las mayores polémicas al interior de la Convención Constitucional (CC), a dos meses desde que el constituyente de la ex Lista del Pueblo, Rodrigo Rojas Vade, fue descubierto y se revelara un falso diagnóstico de cáncer, el convencional sigue recibiendo dieta, la cual, asciende a $2,5 millones.

Lo peor, según evidenció en entrevista con EL DÍNAMO el constituyente del distrito 6, Miguel Ángel Botto, es que la directiva de la CC ha tenido una actitud pasiva y “desde hace un mes que nadie ha hablado del tema, nadie lo ha conversado, no es tema”.

Por ello, el ex integrante de Independientes No Neutrales, envió un oficio a la presidenta Elisa Loncon para que “lidere” la salida de Rojas Vade, ya que mientras no se formalice su salida, la Secretaría General de la Presidencia (Segpres) no tiene atribuciones para dejar de transferir su dieta.

Al respecto, Botto explicó que la salida definitiva de Rojas Vades es una “petición permanente” que le hicieron los habitantes de su distrito durante la semana territorial que tuvieron los convencionales.

“Me dicen señor Botto qué pasa con el joven, cuándo se va a solucionar el tema. A todos lados donde iba era el tema infaltable, entonces alguien tiene que liderar la solución y la que tiene que hacerlo es la presidenta”, continuó el constituyente y ex militante de la DC, junto con aclarar que hasta la fecha no ha tenido ninguna respuesta desde la mesa.

Botto emplaza a Loncon para cumplir reglamento

En un comienzo, el mayor impedimento de la Convención para sacar al constituyente Rodrigo Rojas Vade era que aún no se establecía un mecanismo de renuncia en el reglamento general de la instancia, pese a que el ex integrante de la Lista del Pueblo, a 16 días de confesar que mintió respecto a su diagnóstico de cáncer, vía redes sociales afirmó tener problemas de salud y que “no volveré a asistir, conectarme de forma remota o participar de ninguna otra votación”.

Sin embargo, el panorama, según evidenció Miguel Ángel Botto, cambió drásticamente luego que la CC ratificó su reglamento. Precisamente, en el artículo 27 del documento quedó escrito que podrán renunciar al cargo cuando “les afecte una enfermedad grave que les impida desempeñar su cargo y así lo califique el Pleno”, lo que ocurrió con Rojas Vade.

/gap