Evo Morales volvió a utilizar un avión prestado por la dictadura venezolana y sancionado por el gobierno de los Estados Unidos para trasladarse por América Latina. Esta vez, su destino final fue Buenos AiresArgentina, donde participará de la presentación del libro “Evo: Operación Rescate” que cuenta su versión sobre los últimos días de su presidencia tras el escandaloso fraude que cometió y por el cual terminó renunciando en noviembre de 2019. La nave está registrada bajo la propiedad de la petrolera PDVSA y figura en una lista negra de medio de transportes aéreos elaborada por el Departamento del Tesoro norteamericano.

Se trata del Bombardier LearJet 45 con matrícula YV2716 que partió en horas de la tarde del martes desde La Paz y arribó al Aeroparque de la capital argentina por la noche. La sanción del Tesoro fue elevada el pasado 21 de enero y comunicada públicamente por la Casa Blanca, ya con Joe Biden en el poder. “La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) identificó quince aeronaves como propiedad bloqueada de Petróleos de Venezuela, S.A. (PdVSA) de conformidad con la Orden Ejecutiva (OE) 13884, que bloquea la propiedad y los intereses en la propiedad del Gobierno de Venezuela”, dice el parte de prensa.

Evo Morales junto a Alberto Fernández cuando estuvo refugiado en la ArgentinaEvo Morales junto a Alberto Fernández cuando estuvo refugiado en la Argentina

De acuerdo al gobierno norteamericano, muchas de estas aeronaves fueron utilizadas de “manera insegura y poco profesional” en zonas que no debían operarse. También se utilizaron para trasladar a jerarcas del régimen de Nicolás Maduro. “Además, varias de estas aeronaves han sido operadas de manera insegura y poco profesional en proximidad a aeronaves militares estadounidenses, mientras se encontraban en el espacio aéreo internacional”, señala el documento.

El Bombardier que trasladó a Morales hasta Buenos Aires no se encontraba inactivo. En los últimos días hizo también viajes exprés a Nicaragua, las Islas Caimán México, entre otros destinos. Nadie sabe si junto al ex presidente boliviano viajó algún enviado del régimen de Miraflores. El vínculo de Alfredo Serrano Mancilla -autor del libro que se presentará hoy- con el chavismo es largo: fue asesor de Maduro en diversos temas y siempre se mostró como un férreo defensor de sus políticas.

Del encuentro junto a Morales también participarán el presidente Alberto Fernández -quien escribió el prólogo del libro- y el ex jefe de estado ecuatoriano Rafael Correa, condenado por una causa de sobornos y con pedido de captura en su país. Ambos serán los oradores principales de la gala.

Rafael Correa aterrizó el miércoles por la mañana en el aeropuerto de EzeizaRafael Correa aterrizó el miércoles por la mañana en el aeropuerto de Ezeiza

La línea aérea de Evo

No es la primera vez que Morales utiliza aviones de la dictadura de Maduro sancionados por los Estados Unidos para trasladarse por todo América Latina. Tampoco que utiliza Buenos Aires como destino para esas aeronaves. El 23 de octubre de 2020, Infobae confirmaba que el renunciado presidente boliviano había subido a un avión de manera secreta y volado hacia Caracas.

En aquel entonces, Evo utilizaba la Argentina como base para retornar a Bolivia y era un refugiado político del gobierno de Fernández.

Ese día, Morales ascendió a un Embraer Lineage 1000 con matrícula YV3016 de la aerolínea Conviasa, del estado venezolano. Adquirido por Venezuela por orden de Maduro en junio de 2014, el avión forma parte de la flota oficial del régimen chavista y solía ser uno de los más utilizados por el dictador en sus vuelos internacionales. Fabricado por la empresa aeronáutica brasileña Embraer, tiene capacidad para 19 pasajeros y está pintado con los colores de la aerolínea Conviasa. Maduro ya no sale de su país por temor a ser detenido en alguna escala.

El Departamento del Tesoro de EEUU impuso el 7 de febrero de 2020 sanciones contra Conviasa y publicó una lista con las cuarenta aeronaves que a partir de esa fecha quedaron “bloqueadas”. Entre ellas se encuentra el Lineage 1000 visto este viernes en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza. “El régimen ilegítimo de Maduro depende de Conviasa para trasladar a funcionarios corruptos del régimen en todo el mundo para impulsar el apoyo a sus esfuerzos antidemocráticos”, argumentó en aquel entonces el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Las dudas respecto al interés de la dictadura chavista por trasladar a Morales por América Latina aumentan cada vez que el ex presidente sube a un avión.

/Gap