Una dura respuesta entregó el ministro de Educación, Raúl Figueroa, al presidente del Colegio de Profesores, Carlos Díaz, quien ayer calificó como “irresponsable” la decisión de la cartera de decretar la asistencia obligatoria de los alumnos a clases presenciales a partir de marzo del próximo año.

En entrevista con Tele13 Radio, el ministro tildó de “absurdas” las críticas del dirigente gremial, afirmando que éste “ha sido un obstáculo permanente para todo lo que hemos tenido que hacer durante este periodo”, y subrayó que “la irresponsabilidad es estar un tercer año sin clases”.

“No puede ser que vayamos a entrar a un tercer año sin clases presenciales, considerando el enorme daño que genera en lo pedagógico a los propios alumnos. Y viniendo de un profesor, de un dirigente de los profesores, es absolutamente rechazable pretender obstaculizar este proceso”, afirmó.

La autoridad sostuvo que “hay que ponerle coto a esas declaraciones, que son absurdas a estas alturas ya, que no tienen ningún fundamento en lo pedagógico, en lo sanitario ni en las necesidades de las familias y de los alumnos”. “Yo no entiendo qué pretende a etas alturas el presidente del Colegio de Profesores, que además tiene una profunda desconexión con lo que piensan los profesores. Los profesores han hecho un enorme esfuerzo por mantener un mecanismo híbrido, que es complejo”, apuntó.

Alumnos no vacunados también deben asistir a clases

El titular de Educación defendió la medida y sostuvo que “se dan todas las condiciones” para que el retorno en marzo sea obligatorio, considerando “la experiencia que hemos acumulado” durante estos meses de presencialidad, y “el alto proceso de vacunación que tenemos hoy y que, por lo tanto, en marzo ya va a estar culminado”.

También hizo ver que, si bien actualmente el 98% de los colegios están abiertos, la asistencia de los alumnos está en torno al 50%. “Hay un porcentaje de alumnos que pudiendo ir a clases no lo está haciendo y creemos que eso tiene que cambiar con mucha fuerza ojalá ahora, pero ya con total claridad a partir de marzo del próximo año, cuando el proceso de vacunación ya va a estar culminado”, explicó.

La autoridad detalló que la medida implica que “los padres están obligados a enviar a sus hijos al colegio y que la inasistencia injustificada tiene consecuencias no solo en el proceso pedagógico, sino que, eventualmente, en la promoción de los alumnos (…) Hay una obligación de asistir a clases, lo que repercute en los procesos de promoción”.

Dijo, además, que será una “presencialidad total, con continuidad total, es decir, todos los días los colegios abiertos y los alumnos en las salas de clases” y que “la alimentación también es en los establecimientos”.

Respecto de los escolares que no estén vacunados, el ministro explicó que éstos “tienen todo el derecho a asistir a clases también”. “Nosotros hacemos un llamado fuerte a que se vacunen (…) pero, siendo voluntaria la vacuna, no puede estar el derecho a la educación supeditado a esa vacunación”, señaló.

/psg