Los precios del cobre tocaron esta semana un máximo de siete meses para sumar su quinta alza semanal consecutiva, después de que el acuerdo comercial entre Estados Unidos y China despejó algunas de las preocupaciones sobre la salud de la economía global.

El cobre referencial a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME, por su sigla en inglés) perdió un 0,6% a US$6.175 la tonelada tras tocar los US$6.235,50, su mayor nivel desde el 7 de mayo. Acumuló un avance de un 1% en la semana y suma alrededor de un 5% en el mes.

“El cobre tuvo una buena racha y está aguantando”, dijo el analista Daniel Briesemann de Commerzbank, agregando que el optimismo luego de que Washington y Pekín acordaron la “fase uno” de su acuerdo comercial impulsó a los metales básicos y dará apoyo a los precios por algún tiempo.

Agregó, sin embargo, que la “fase dos” sería más difícil de lograr y que el crecimiento económico global se debilitaría más el próximo año, lastrando al cobre a unos US$5.500 a mediados de 2020.