Nada de transformar el 4 de septiembre en una “vendetta” emotiva y rabiosa contra algunos convencionales, dice Escobar –aunque varios dirán que es lo mismo que hicieron desde su propia vereda algunos convencionales.

Es el peligro de convertir la política en la trama del Padrino, venganzas van, venganzas vienen.

Y sin contar el voto de protesta, del que escribía Matamala. Pero más allá de eso, para Paula Escobar, si bien “hay riesgo en lo nuevo”, también los hay “en postergar de nuevo este proceso y quedarnos paralizados en el status quo”.

Por eso, llama a leer la propuesta para votar basándose en la razón y la información veraz, “sin mitos, sin rabias, sin miedos”. Suena al “sin miedo, sin violencia” del “No”, que unos y otros han sacado a relucir.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap