Aunque hay que reconocer que la pandemia también hizo lo suyo y no fue menor, como escribe Paula Escobar.

No sólo porque, como recuerda, Chile fue el país de la Ocde que más tiempo cerró los colegios y “por lejos”. “Fue, de hecho, la única de las naciones miembros de la organización que superó los 250 días de cierre de sus escuelas, incluso considerando Letonia y Polonia, segunda y tercera del ranking”, apunta.

Un record dramático, “con consecuencias devastadoras, para niños y niñas, como también para mujeres”.

Los efectos de lo primero lo iremos viendo a mediano plazo, los de lo segundo, escribe Escobar, ya lo estamos viendo “con una crisis de los cuidados que ha sido fuertemente agudizada” por lo sucedido en los últimos años. Una realidad que poco ayuda al duro diagnóstico general de la educación.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap