Un efecto colateral registró el debate por la nominación del abogado José Morales en la Fiscalía Nacional.

El senador del Partido Socialista, Fidel Espinoza, acusó a las ministras Ana Lya Uriarte (PS) y Carolina Tohá (PPD) de hacer un “descarado lobby” en favor de Morales, y pidió tener “un poquito más de pudor y de cuidado”.

La presidenta del PS, Paulina Vodanovic, le exigió pedir disculpas y anunció que “ha llegado el momento que el TS conozca las conductas constantes de ataque personal, a distintas personas en la política”.

Espinoza, que ha protagonizado profusas críticas al gobierno y en septiembre había sido denunciado al tribunal, no se retractó.

Consultado por Ex-Ante, el senador no retrocedió y defendió su libertad de expresión.

  • “He sido un senador que más allá de las críticas políticas, siempre he votado a favor de cada uno de los proyectos del gobierno del que somos parte. Revise cada una de mis votaciones. Los cuestionamientos internos se deberían circunscribir a ese ámbito y no a las legítimas opiniones respecto de actuaciones de ministros o ministras, porque ahí se está cortando algo fundamental en la vida política y social, que es la libertad de expresión”.
  • “Cada uno tiene el legítimo derecho de expresar su visión de trabajo de una autoridad pública, independiente de su nombre  y de su género, precisamente porque son autoridades públicas. Lo importante es entender aquello con claridad y no escalar situaciones de este tipo. Si eso molesta, entonces no somos un partido que acepta la diversidad”.
  • “Si la presidenta del PS me pasa al Tribunal Supremo por decir la verdad, me voy mañana del Partido Socialista”.

/gap