El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo chino, Xi Jinping, mantendrán una reunión virtual “en la tarde” del lunes 15 de noviembre, dijo la Casa Blanca este viernes, en medio de crecientes tensiones bilaterales sobre Taiwán, los derechos humanos y el comercio.

“Los dos líderes discutirán formas de gestionar responsablemente la competencia” entre las dos potencias, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en un comunicado.

“En todo momento, el presidente Biden dejará claras las intenciones y prioridades de Estados Unidos y será claro y franco sobre nuestras preocupaciones con la República Popular China”, agregó.

Las relaciones entre las dos mayores economías del mundo se han deteriorado en las últimas semanas, en particular sobre Taiwán, cuyo territorio reivindica China, que el mes pasado realizó un número récord de incursiones aéreas cerca de la isla.

Washington ha manifestado repetidamente su apoyo a Taiwán, pero Estados Unidos y China llegaron a un acuerdo sorpresivo sobre el clima en una cumbre en Glasgow.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, había afirmado esta semana que los dos presidentes, que no se han reunido en persona desde que Biden asumió el cargo en enero, sostendrían conversaciones virtuales “pronto”.

Cuando se le preguntó sobre la reunión en una rueda de prensa, el jueves, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo que los dos jefes de Estado habían “acordado mantener contactos frecuentes a través de múltiples medios”.

“En la actualidad, China y Estados Unidos están en estrecha comunicación sobre el arreglo específico para la cumbre de líderes”, dijo el portavoz de la cancillería Wang Wenbin.

Biden y Xi han hablado por teléfono dos veces desde que el veterano demócrata se mudó a la Casa Blanca, el 11 de febrero y el 9 de septiembre, y el presidente estadounidense nunca ha ocultado su deseo de encontrarse personalmente con el líder chino.

Biden esperaba reunirse con Xi en una reciente cumbre del Grupo de los 20 en Roma, pero el líder chino no ha viajado desde el inicio de la pandemia de covid-19 hace casi dos años, citando razones de salud, aunque aceptó mantener conversaciones virtuales bilaterales antes de fin de año.

El presidente de Estados Unidos ratificó en gran medida la actitud dura hacia Beijing de su predecesor Donald Trump. Ambos coinciden en que una China en ascenso es el principal desafío del siglo XXI para su país.

Además, Washington condena el “genocidio y crímenes contra la humanidad” ejercida por Beijing en la represión de los musulmanes uigures y de otras minorías en la región de Xinjiang.

El jueves, Xi alertó sobre el peligro de un regreso a las divisiones de la era de la Guerra Fría en Asia-Pacífico, en declaraciones ante una conferencia de negocios virtual realizada al margen de la cumbre de Cooperación Económica Asia-Pacífico organizada por Nueva Zelanda.

/psg