En La Moneda y acompañado por sus ministros, el presidente Sebastián Piñera dio vuelta la página tras el rechazo de la acusación constitucional en su contra y abordó la arista judicial que enfrentará por su vinculación a la venta de la minera Dominga.

Al respecto, el mandatario agradeció a los legisladores que rechazaron el libelo lleno de “hechos falsos, suposiciones y meras conjeturas” en el inicio de su discurso, sin embargo, destacó que el juicio político en su contra “es parte del pasado, esa acusación constitucional que no tuvo ningún fundamento”.

Ante las consultas de los medios, Sebastián Piñera confirmó que ahora deberá abocarse a la arista judicial que se abrió en su contra, la cual es conducida por fiscal de Valparaíso, Claudia Perivancich, por encargo del fiscal nacional Jorge Abbott.

En esta línea, recientemente Perivancich aceptó agregar nuevos antecedentes a la investigación, relativos a otros diez proyectos mineros vinculados con la familia del presidente.

El mandatario se mostró calmado, según dijo porque “en chile tenemos estado de derecho que respetamos y que contempla un Poder Judicial independiente, en el cual tenemos plena confianza”, además, reiteró que los hechos ya fueron investigado y la justicia “demostró mi inocencia”.

Piñera pide colaboración de todos los sectores

Para esta última etapa de su gobierno, que finalizará a principios del 2022, Piñera pidió el apoyo de todos los sectores de la política para “poner el centro en los grandes desafíos y oportunidades”, ya que, “en la política nos ha faltado grandeza, unidad, dialogo y acuerdos”.

En relación a la acusación constitucional que el Senado rechazó por falta de quórum, Piñera descartó que haya afectado la imagen de nuestro país en el exterior, según lo que ha podido conversar con diferentes líderes internacionales.

“He podido comprobar, personalmente, que la imagen de Chile y el prestigio de Chile está muy alto”, indicó Piñera en La Moneda.

/psg