El Ejecutivo está decidido a agilizar la discusión del proyecto que modifica el sistema de previsión social y ya comenzó a dar los primeros pasos. Junto con el reconocimiento realizado por el Presidente Piñera de que este tema sería una de las prioridades para 2020, desde el Ministerio del Trabajo empezaron a mover las piezas para iniciar un trabajo prelegislativo que involucre a la oposición, con tal de lograr un acuerdo grande y ojalá en los próximos días dar curso a la tramitación de la iniciativa.

Dentro del gobierno ha primado la idea de que este es uno de los puntos prioritarios de demanda social y que debe haber una señal fuerte en ese sentido. Por lo mismo, de acuerdo con fuentes bien informadas, no aspiran a “pirquinear los votos”, sino que esperan lograr un consenso amplio con la mayor parte de la oposición. Es por ello que la ministra del Trabajo, María José Zaldívar, se contactó ayer con las presidentas de las comisiones ad hoc tanto en la Cámara como en el Senado, diputada Gael Yeomans (FA) y senadora Adriana Muñoz (PPD) para coordinar una reunión en que el gobierno les daría a conocer su propuesta, previo al envío de las indicaciones y así dar paso a un período de negociaciones.

Esta estrategia de trabajo prelegislativo obedecería a dos situaciones. Una, es que internamente en el gobierno consideran que, dada la fragilidad del respaldo ciudadano, no se pueden arriesgar a presentar sus indicaciones y enfrentar un desfile de voces rechazando cada uno de los puntos de la propuesta. Y lo segundo, es que idear un sistema de reparto no sería tan fácil de comunicar masivamente, pues perciben que los chilenos aspiran a la solidaridad, pero no están muy dispuestos a que salga de sus bolsillos. Acotan que un entendimiento amplio facilitaría el despliegue comunicacional

/gap