Refugiado en Buenos Aires, Evo Morales habló por primera vez de la acusación sobre su relación con una menor mientras era presidente. El exmandatario boliviano dijo que la denuncia busca dividir Movimiento al Socialismo (MAS) de cara a las próximas elecciones del 18 de octubre y en las que su candidato, Luis Arce, parte en principio como favorito.

“No comparto el uso de compañeras en cuestiones políticas”, dijo el expresidente en una entrevista con la radio boliviana Kawsachun Coca. “La derecha golpista no puede dividirnos, compañeros y compañeras. Si entramos a la división, estamos entrando al juego de la derecha; ellos nos quieren destrozados”, agregó.

Evo se ha referido al nuevo proceso penal, de los ocho que ya tiene, presentado contra él por el nuevo oficialismo, una denuncia por una supuesta relación sentimental que habría mantenido con una menor de edad, y se ha preguntado cuántos más habrá.

Evo es actualmente centro de una investigación por estupro y trata y tráfico de personas, luego de que una joven de 19 años llamada Noemí admitió mantener una relación sentimental con el líder político cuando ella tenía 14. El exmandatario también es acusado de haber tenido una hija con una adolescente de 16 años, según informó hoy el viceministro de Transparencia, Guido Melgar.

/gap