Las declaraciones de José Antonio Kast sobre el régimen de Augusto Pinochet y la situación en Nicaragua, han seguido generando repercusiones en el mundo político. El candidato fue ayer duramente criticado por otros presidenciables, mientras que en su comando han salido al paso de los cuestionamientos, acusando que el abanderado del Frente Social Cristiano, fue sacado de contexto y que se refería a la votación de 1989.

Esto luego de que Kast, afirmara el viernes durante un encuentro con corresponsales extranjeros, que “hay una situación que marca una diferencia con lo que ocurre en Cuba, Venezuela y Nicaragua. Creo que lo de Nicaragua refleja plenamente lo que en Chile no ocurrió (con Pinochet): que frente a elecciones democráticas se hicieron elecciones democráticas y no se encerró a los opositores políticos. Eso marca la diferencia fundamental”.

Pero más allá de las críticas de sus contendores y del control de daños que hagan desde su equipo, expertos coinciden en que sus palabras tendrían repercusiones frente a las elecciones del próximo 21 de noviembre. Esto pese a su buen posicionamiento en los últimos sondeos y al crecimiento de su opción presidencial. Hecho que suma a las diferencias entre Gabriel Boric y militantes del PC sobre las elecciones en Nicaragua, en medio de la recta final de la campaña.

Efectos en la campaña

Pese a ello, el sociólogo y director de Tuinfluyes.com, Axel Callís, marca diferencias entre ambos episodios, explicando a Emol que “lo de Kast lo dijo él directamente y yo creo que sí puede tener repercusiones, porque lo que hizo fue poner a Pinochet en la campaña presidencial, y meter a Pinochet es meter el Plebiscito y la dictadura y reversionar el Plebiscito del Sí y el No. Ese escenario no le convenía, porque él estaba creciendo en sectores del Apruebo donde tienen una convicción democrática y una convicción sobre la dictadura de Pinochet. Yo creo que él se equivocó, porque metió una variable que no le conviene, que es Plebiscitar la segunda vuelta, por lo tanto, poner a Pinochet en la elección”.

A juicio de Callís, “lo que tenía que hacer Kast era guiños hacia posiciones más moderadas, no posiciones más extremas, por tanto, eso podría tender a beneficiar en alguna medida a Sichel, aunque está muy devaluado. Pero sí genera una duda para la segunda vuelta en Kast, porque si hay algo que no quieren volver las personas sobre todo mayores de 45, 50 años, es a una coyuntura donde el desorden, la falta de paz social, esté marcada por la lucha contra un régimen autoritario (…) Ese tipo de frases son parte del problema y no de la solución, lo que quieren (la gente) es cambios con paz social”.

Para el académico de la Universidad del Desarrollo, Miguel Ángel Fernández, “efectivamente, José Antonio Kast abre un flanco complejo de manejar para la opinión pública. Los principios democráticos son altamente valorados por los chilenos, una posición que pudiese parecer ambigua llevará a un grupo de votantes a replantear su posible apoyo electoral. Esta situación también afecta a Gabriel Boric, quien tiene una difícil situación al interior de su coalición en donde el alma autoritaria del PC es incapaz de aceptar los valores democráticos liberales. Ahora bien, al ser ambas candidaturas las favoritas para pasar a segunda vuelta, el efecto se neutraliza y establece un escenario polarizado para los votantes”.

Además, Fernández agregó a este medio que “si bien el impulso inicial será de rechazo ante las palabras de Kast, la débil posición de Sichel evitaría una fuga importante de votos. Con Kast posicionado como el líder de la derecha chilena, y la única opción real de vencer a Boric en segunda vuelta, la candidatura del Republicano goza de una suerte de blindaje frente a los electores. A pesar de ello, Kast debe pensar en su estrategia de segunda vuelta si quiere llegar a La Moneda en un ambiente que le permita gobernar”.

Más duro en sus análisis fue el académico de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, quien en explicó a Mega que Kast “acaba de cometer el error más grave de su campaña. Dijimos que era un candidato extraordinario desde el punto de vista de la estrategia político electoral que él había llevado adelante, considerando que era un candidato muy intenso ideológicamente y que arrastraba mucha votación de derecha y que de hecho capturó casi todo lo que perdió Sichel. Pero las declaraciones que acaba de hacer el candidato Kast respecto a comparar lo que pasa en Nicaragua con lo que pasó en Chile el año 89, olvidándose parece que en Chile hubo cerca de tres mil personas muertas y más de 30 mil personas torturadas, eso no le hace bien a su candidatura”.

Con ello, Morales consideró que “si bien las personas que hoy día están con Kast, los más intensos puede que este tipo de temas no les importe, pero me parece que a los votantes más moderados sí los podría llevar a cambiar de decisión (…) Lo único que hay que ser fanático, hay que ser fanático de la democracia y del respeto a los Derechos Humanos, no hay más. Cualquier partido, coalición o candidato que dude de aquello, significa un retroceso tremendo, porque conseguir la democracia y pasar de una dictadura a un régimen democrático nos costó muchísimo y no estamos en condiciones”.

Por su parte, el director de la escuela de Gobierno de la Universidad Central, Marco Moreno, expone un factor adicional en lo dichos de Kast: “Lo que hace él incorrectamente o cometiendo un error ,probablemente que uno podría decir que es no forzado, creo que tiene que ver más con expresar sus convicciones. A Kast lo hace equivocarse no un error involuntario, sino que en lo que él dice hay convicción, lo que es más complejo, porque quiere decir que él cree que eso ocurrió así, que durante la dictadura no se encarcelaron a disidentes políticos, no se asesinó a adversarios del régimen y por lo tanto, lo que está expresando es una convicción”.

Así, Moreno apuntó a Chilevisión que esto “debe llevar a mucha gente a pensar sobre todo en esta última semana de la campaña, la gente está tomando su decisión cada vez más cerca del momento de la elección y está mirando muy bien qué es lo que pasa en el transcurso de la campaña. Por lo tanto, lo que ocurrió ayer, lo que vaya a pasar mañana en el debate, van a ser hechos fundamentales para que la gente tome una decisión. Todavía tenemos un porcentaje muy importante de indecisos y también de voto oculto, gente que no ha expresado totalmente su decisión, por lo tanto, estos hechos pueden llevarla a cambiar de opinión probablemente en algunos casos (…) y tratando de ver otras alternativas”.

También en Chilevisión, la politóloga y académica de la Universidad de Santiago de Chile, Pamela Figueroa, manifestó que lo ocurrido con Kast, “sí puede tener algún efecto (en la primera vuelta), porque de alguna manera cambia un poco el eje de la discusión que se estaba teniendo en relación a la campaña presidencial. Hemos dicho que es una elección bien abierta y que por tanto, la última semana de campaña es muy importante para las definiciones que están tomando las personas”.

“Hay muchos estudios de opinión que muestran que hay personas que están indecisas, entonces creo que este es un error grave que comete el candidato Kast para su campaña, pero además porque es gravísimo para la democracia, la banalización de los Derechos Humanos me parece que es bastante importante. Eso como ya lo vimos en las declaraciones de Sichel, va a incomodar a varios sectores de la derecha que estaban viendo la opción Kast, como una opción netamente pragmática-electoral. Yo creo que ahora con estas declaraciones, cualquier persona de derecha democrática que quisiera apoyar la candidatura de Kast, va a tener que plantear cuál es su posición con respecto al tema de los Derechos Humanos”, remató Figueroa.

/psg