Es la edad de la ira, como el título de ese libro del ensayista indio Pankaj Mishra o de la Rabia, como escribe esta semana Carlos Meléndez, para quien llama la atención cómo hoy “individuos que califican como “antis” conectan con líderes que expresan encono”.

Y el problema es que “cuando hemos llegado a palpar políticamente esa furia, la democracia ha perdido efectividad para una convivencia plural y pacífica”.

Asumir los fracasos y reencontrar una voluntad “acuerdista”, como plantea Óscar Guillermo Garretón no parece fácil en “tiempos interesantes” como los actuales, que parecen favorecer todo lo contrario.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap