Sea así o no, el hecho es que por acá los temores populistas están lejos de ceder –y el sistema político sigue crugiendo por fatiga de material.

Lo apunta Daniel Mansuy en una reveladora entrevista de Claudia Álamo, al advertir que, por ejemplo, “el Partido de la Gente es como la fiebre, el síntoma de una enfermedad”. Y ese síntoma fue tema obligado de varios columnistas estos días.

Es “la hora de la implosión”, escribía Óscar Contardo, donde “la desconfianza en las instituciones se ha profundizado” y “el paralelismo entre lo ocurrido con la Lista del Pueblo y el Partido de la Gente resulta bastante obvio, porque son dos criaturas paridas sobre ese mismo terreno baldío”.

Boletín semanal de Opinión de La Tercera Por Juan Paulo Iglesias

/gap