La sala del Senado rechazó la acusación constitucional en contra del Presidente Sebastián Piñera por la venta de la minera Dominga que previamente fue aprobada por la Cámara de Diputados, al no conseguir los votos necesarios.

La jornada partió a las 9:00 horas cuando los tres senadores expositores del libelo, Gabriel Silber (DC), Leonardo Soto (PS) y Gael Yeomans (CS), entregaron sus argumentos para pedir la aprobación del texto, el cual podía haber terminado de forma anticipada con la gestión de Sebastián Piñera.

Argumentos que debieron enfrentar a Jorge Gálvez, el líder de la defensa de Sebastián Piñera en el marco del juicio político que inició en su contra la Cámara Baja. Para el abogado, los senadores Silber, Yeomans y Soto, buscaban “imponer un castigo sin pruebas y acá no he escuchado ninguna”.

“No se ha demostrado que no se ha pagado impuestos, el Servicio de Impuestos Internos ha dicho que no hay elusión ni evasión, existe una ignorancia y error manifiesto en materia impositiva en este libelo”, recalcó Gálvez en el Congreso.

Oficialismo se cuadró para evitar salida apurada de Piñera

Lo cierto es que el escenario era predecible, ya que se necesitaban al menos 29 votos a favor de la acusación para lograr destituir al mandatario. Sin embargo, contabilizando a la centroizquierda, el Frente Amplio y al mundo independiente, la oposición tenía sólo 26 votos.

Para lograr un rechazo del libelo, a Chile Vamos sólo le bastaba con cuadrar a su sector, lo que se cumplió a cabalidad. Durante las intervenciones de 15 minutos, uno a uno los representantes del oficialismo votaron en contra de la acusación constitucional.

Manuel José Ossandón (RN), por ejemplo, había dicho que analizaría la acusación y si la situación lo ameritaba votaría a favor, sin embargo, finalmente se abstuvo y lamentó que “no todos los citados se presentaran a la comisión para entregar antecedentes, eso oscurece los hechos y aumenta las zonas grises”.

En Evópoli, en tanto, el senador Felipe Kast explicó que rechazó la acusación en sus dos capítulos “apelando al espíritu republicano de mis colegas”, a quienes, “les solicito que no se presten para este tipo de maniobras y cuidemos nuestra República”.

Un tono similar al que usó el senador de la UDI, Iván Moreira. El legislador dijo a la oposición que “no puede repetir en este Senado el ultrismo de algunos diputados que buscan el renacer de los soviets, olvidando que la ciudadanía”. Por el contrario, destacó que ve a la Cámara Alta “como un órgano que debería entregar seriedad y reflexión”.

/psg