La reinstalación del juicio en contra de la ex presidenta interina de Bolivia Jeanine Áñez se suspendió este lunes luego de que la ex mandataria sufriera una descompensación de su salud en la cárcel, desde donde seguía la audiencia que llevaba más de cuatro horas entre alegatos de ambas partes.

La audiencia del juicio ordinario contra Áñez por el caso llamado “golpe de Estado II”, por los hechos registrados durante la crisis de 2019, debía iniciar a las 14:00 hora local (18:00 GMT) y comenzó con retraso por la ausencia de uno de los abogados de los ex jefes militares y policiales vinculados en este proceso.

La cita judicial transcurrió entre un extenso cruce de alegatos entre las partes sobre la continuidad de la audiencia tras los recursos impuestos por la defensa de Áñez y la negativa del presidente del Tribunal, Germán Ramos, al traslado de la ex mandataria a la sala donde se desarrollaba la audiencia.

Desde un inicio los abogados de la ex jefa de Estado interina expresaron su desacuerdo con la instalación del acto jurídico, pues consideraron que el Tribunal Constitucional antes debía resolver un recurso de queja que presentaron en la mañana de este lunes.

En ese sentido, el juez Ramos dispuso un oficio dirigido al Tribunal Constitucional para que en breve dé una respuesta sobre un “recurso de queja” con el que la defensa de Áñez busca impugnar una resolución de rechazo que hace algunos días emitió ese organismo sobre un incidente de inconstitucionalidad.

Protestas alrededor del juicio contra Áñez (AFP)Protestas alrededor del juicio contra Áñez (AFP)

Además, Añez, quien asistió de manera virtual desde la cárcel de Miraflores en La Paz donde lleva detenida más de un año, solicitó al juez su traslado a la audiencia, petición que le fue negada.

Por mi derecho a la defensa solicito estar presente en mi propio juicio, creo que es mi derecho, por lo que solicito a su Tribunal instruya se me traslade para que yo pueda estar presente en el mismo Tribunal”, afirmó Áñez al inicio de la audiencia.

/gap