En medio del debate por la nueva Constitución, el economista Sebastián Edwards, consideró este lunes que no seremos ni Argentina ni Venezuela, sino que “nos vamos a parecer a México”, algo que aseguró “no queremos”.

En entrevista con EmolTV, Edwards expresó que “es un experimento malo y que nos va a llevar a retroceder. Ahora, ¿vamos a ser Venezuela?, no”, añadiendo que “es interesante cómo ha ido cambiando esto, yo creo que ni Argentina, ni Venezuela, nos vamos a parecer a México y un año atrás cuando empezó esto mucha gente me decía ‘que atroz ser como México’ y hoy la mayoría dice; ‘ojalá fuéramos como México'”.

“Las expectativas que creó en ciertos grupos son tan negativas al enterarse de lo complicado y lo experimental que es la Constitución, la gente ha ido diciendo; ‘chuta, quizás sería bueno ser como México. Es un país bien complicado México, no queremos ser como México”, precisó.

Sobre el Plebiscito de salida adelantó que “el resultado en mi opinión va a ser muy estrecho y alguien va a ganar por quien saca un voto más, pero no va a haber en ninguno de los dados casos un mandato fuerte y va a ser importante hacer como todo mundo ha dicho, reformar la reforma, de un lado a otro. Yo creo que es mucho más fácil y positivo reformar la Constitución actual y no le tengo miedo a hacerlo todo de nuevo”.

Situación del peso y del dólar

Respecto a la situación del tipo de cambio y la intervención del Banco Central, Edwards expresó que “era necesario, se había producido un mini pánico con gente que esperaba que siguiera subiendo hasta los 1.200 y completamente desanclado de lo que los economistas llaman los fundamentales, que son las variables que determinan el valor real del tipo de cambio, en un plazo mediano. Esto tiene que ver esencialmente con el precio del cobre y con la demanda por pesos. Ha sido exitosa obviamente”.

“El tema del cobre sigue siendo un tema complicado y a eso hay que sumarle la incertidumbre política, que hay 100 y 150 pesos por lo menos de incertidumbre política”, acotó, añadiendo que “la parte más importante es interno” de lo ocurre con el dólar.

Sin embargo, acotó que “el día a día de las monedas es prácticamente imposible de predecirlo, lo que uno puede más o menos proyectar son tendencias. Y con respecto al cobre esa es la tendencia que tenemos que hace pensar que la inestabilidad política que tiene que ver con la Convención y de un Gobierno que todavía no encuentra la manera de operar de forma eficiente”, añadiendo que ante la incertidumbre “la gente no quiere tener pesos y el tipo de cambio es el precio del peso respecto al dólar, si nadie quiere tener pesos, el precio del peso se derrumba y el tipo de cambio se dispara”.

/psg