Esta mañana, el exvocero de Gobierno y actual director del Observatorio Social de la Universidad Andrés Bello, Jaime Bellolio, abordó en Radio Concierto cómo evaluaba el primero mes de Gabriel Boric como presidente, y también como ve el trabajo de la Convención y el rol del gobierno.

Al respecto, sostuvo, si bien consideraba que era “un poquito apresurado” hacer una evaluación demasiado general del gobierno cuando llevaban tan poco tiempo, compartía las palabras del Presidente Boric, en el sentido de que partieron “con turbulencias”.

“Y son turbulencias grandes, algunas de ellas autogeneradas”, indicó.

“A nosotros como gobierno pasado nos tocó en los últimos dos años muchas cosas en simultáneo: fue el estallido social, la pandemia, crisis económica global”, detalló. “Tuvimos una oposición realmente obstructiva que presentaron nueve acusaciones constitucionales, un clima de diálogo muy malo, y además críticas que se hacían sobre ciertas cosas que eran muy relevantes y hoy día son exactamente lo contrario”.

Un ejemplo de esto, sostuvo, fue en el manejo de la pandemia, pues el actual subsecretario de Salud Pública (Cristóbal Cuadrado), “dijo que el Pase de Movilidad era una política criminal, y hoy día es el centro de la política de lo que están haciendo en materia de salud”, indicó. Otro de los desafíos, es la vacunación, pues ha bajado en un 48% su velocidad.

“Entonces la comunicación de riesgo que tanto nos criticaron durante tanto tiempo, bueno, ahora es bueno que nos muestren cuál era la expertise que tenían y que puedan aumentar esa velocidad de vacunación”, puntualizó. “Y así hay otros desafíos, que uno se va dando cuenta, que en el pasado cuando se criticaba mas bien era por conveniencia que por convicción”.

“Lo único que me queda como explicación es que ellos no creían esas cosas, lo ocuparon como una forma de conveniencia política para pegarle al gobierno”, señaló. “Y hoy día les toca enfrentar los mismos desafíos, y curiosamente es como si se quedaran con la minuta de nosotros y aquellas cosas que antes le parecía inaudito, hoy día son las mismas frases que ocupan. Yo creo que es una reflexión de humildad que tienen que hacer ellos”, indicó.

En ese sentido, añadió, a su parecer “la (turbulencia) más autogenerada” era este clima de discusión previo mientras ellos eran oposición, “en donde todo lo que ellos estaban en acuerdo y nosotros en desacuerdo, nosotros éramos miserables, inmorales, el quinto retiro, y todas las políticas en materia de seguridad (…) esa soberbia choca con la realidad y cae muy fuerte”, destacó.

Así, sostuvo Bellolio, el período previo a que Boric asumiera la presidencia, cuando estaba en La Moneda Chica, “fue un periodo super exitosos comunicacionalmente para el gobierno”.

“Había mucha expectación, se fue formando como una barra del presidente”, detalló. “Y eso cuando ya comienza a tener que ejercer la responsabilidad cambia”.

“Creo que hay varios que hoy están en el gobierno que decían cosas, pero no asumían nunca la consecuencia de las cosas que decían, una cosa es decir que hay que hacer cortocircuito y distinto es hacerlo”, sostuvo.

“Veo a algunos que son ministros que son un poquito locuaces y se meten en temas que no son propios de sus carteras, o que no hayan sido revisados previamente entre ellos mismos, y ahí hay un tono, una forma, que yo creo que es super necesaria de poder revisar y no salir apresuradamente”, añadió.

En ese punto, destacó, la falsa acusación que hizo la ministra Izkia Siches, el que haya pedido disculpa por Twitter y no frente a la prensa “da cuenta de una especie de liviandad en cierto tono y fondo, porque acusó delitos de otras personas, desacato, malversación de fondos, y resulta que después un perdón por twitter, y lamentablemente otras personas trataron de culpar a una funcionaria de carrera de 26 años”, advirtió.

En cuanto al trabajo del Presidente Boric, indicó, a su parecer “ha cometido pocos errores”.

“He visto que ha cometido un par de errores que tuvo que después salir a explicar con mayor claridad (…) pero en los puntos de comunicación ha estado bien”, indicó. Lo que sí, agregó, es que ve en el resto del gabinete “no hay una coherencia ni una unidad en ese discurso”.

“Hay una sensación que ellos creían que solo por el hecho de ganar entonces todo el Congreso se iba a volcar con ellos, y entonces iban a estar de acuerdo con toda la agenda legislativa”, añadió.

Rol en la Convención

En cuanto a cuál debería ser el rol del Presidente Boric en la Convención Constitucional, Bellolio indicó que en este caso, la coalición que está en el gobierno es mayoría absoluta en la convención.

“Ha habido una política de identidad, que es muy clarita en darle señales de reconocimiento a distintos grupos organizados, lo cual podría ser super legítimo”, sostuvo.

El problema, añadió, es cuando esas identidades que se quieren reconocer “quieren imponerse sobre el resto de la ciudadanía”, y entonces “donde teóricamente era un lugar para encontrarnos, es un lugar más bien para separarnos”.

“Ese tipo de cosas deben ser cambiadas y creo que la mejor persona para hacerlo es sin lugar a dudas es el Presidente Boric, porque es su coalición, la del gobierno, la que tiene la mayoría en la Convención, y depende también su gobierno de lo que pasa en la Convención y en el Congreso, y son los mismos, y ahí es donde yo creo que debe tener un rol de liderazgo”, sostuvo.

Frente a la pregunta de si votó apruebo o rechazo, Bellolio indicó que votó rechazo. “Hice campaña por el apruebo por cuatro meses, y después hice una entrevista en que dije que la izquierda no cumplió parte de sus acuerdos, que era también no seguir justificando la violencia (…) y eso fue lo que me hizo dudar un par de semanas de entrar al gobierno y cuando se iniciaría el proceso mismo”, detalló.

En cuánto a cuál debería ser el rol de la centro derecha con respecto a la Convención de aquí a la votación en septiembre, el ex vocero indicó que a su parecer, “la primera palabra que pronuncie la oposición no puede ser no, ni tampoco puede ser la de ‘si interpelamos y acusamos y querellamos’, porque eso fue exactamente lo que nos hicieron a nosotros y esa no es la forma en la que se construye una mejor democracia”.

“Y por tanto estar disponible a los cambios. La Constitución actual tiene tantas fisuras, y está tan resquebrajada que necesitamos un cambio muy profundo y no se puede volver al 17 de octubre del 2019, eso no es posible”.

“Necesitamos un nuevo pacto social que nos permita unirnos (…) más de mediano plazo, la centro derecha necesita hacer un proceso de reflexión para ver qué es lo que se defendió y promovió en los últimos 20 años, porque creo que se modificó sustantivamente en lo que tenemos que hacer en los próximos 20 años”, añadió.

/psg