“Aún tenemos 70 millones de estadounidenses que no se han dado ni siquiera una dosis. Y para peor, tenemos funcionarios electos que trabajan para minar, con información falsa, la lucha contra el coronavirus. Esto es inaceptable”, dijo el presidente Joe Biden este viernes por la mañana durante una conferencia de prensa en la que se centró en el reiterado pedido a la población para que se vacune.

El mandatario indicó que Estados Unidos vive una “pandemia de no vacunados”, un concepto reiterado que provoca una ocupación inusual de los recursos hospitalarios, según expresó Biden, que remarcó: “Hay un 25% de la población que nos está haciendo mucho daño”.

“Los no vacunados abarrotan nuestros hospitales, desbordando las salas de urgencias y las unidades de cuidados intensivos, sin dejar espacio para que alguien con un ataque al corazón o una operación de cáncer pueda recibir la atención que le salvaría la vida, porque los lugares donde podrían recibir esa atención están abarrotados, no están disponibles”, indicó.

En esa línea, insistió en la necesidad de que la mayor parte de la población esté inmunizada, recordando el dolor de quienes han perdido a sus seres queridos que se negaban a ser vacunados: “Háganlo para salvar sus vidas y las de los que los rodean”, remarcó.

Biden incentivó a los mayores de 65 años y a las personas con enfermedades preexistentes que hayan recibido la segunda dosis de la vacuna de Pfizer contra el coronavirus hace más de seis meses a que se inoculen con una tercera inyección de refuerzo.

“Si se vacunó con Pfizer en enero, febrero o marzo de este año y tiene más de 65 años, vaya a buscar la dosis de refuerzo. O si tiene una condición médica como diabetes o es un trabajador de primera línea de la salud o maestro, puede obtener un refuerzo gratuito ahora”, indicó el demócrata.

“Tenemos las herramientas para vencer al COVID-19 si nos unimos como país y utilizamos las herramientas que tenemos”, señaló.

El mandatario norteamericano señaló que hay 65 millones de estadounidenses elegibles para recibir la tercera dosis de refuerzo. Además, aseguró que se vacunará nuevamente tan pronto como pueda.

Asimismo, pidió a los estadounidenses que recibieron las vacunas de Moderna y Johnson & Johnson que “esperen su turno en la fila” antes de recibir una dosis de refuerzo, y pronosticó que pronto habrá más orientación sobre esos preparados.

El grupo asesor de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomendó el jueves las dosis adicionales para las personas de 65 años o más, los residentes de asilos de ancianos y las personas de 50 a 64 años con enfermedades subyacentes. La dosis adicional se administraría una vez que hayan pasado al menos seis meses desde que recibieron su última inyección de Pfizer.

Las recomendaciones del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización se produjeron un día después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) emitiera una autorización de emergencia para que las personas de 65 años o más, así como aquellas cuyos trabajos las ponen en riesgo de infección, que recibieron la vacuna de Pfizer Inc. y BioNTech SE recibieran refuerzos. Anteriormente se había emitido una autorización que ofrecía dosis adicionales a las personas con sistemas inmunitarios debilitados.

/psg