Tras el ultimátum del Frente Amplio, sector que lo amenazó con acusarlo constitucionalmente si no sale el general director de Carabineros, Mario Rozas, de su cargo; el titular del Interior, Gonzalo Blumel, aseguró que siempre “uno tiene que actuar por convicción” y que como ministro hará lo que tenga que hacer para asegurar el orden público.

Al terminar una nueva reunión de la comisión para la reforma a Carabineros, el secretario de Estado comentó el tema, señalando que “lo que uno esperaría de los sectores que critican permanentemente y que usan acusaciones constitucionales para plantear sus puntos de vista, más allá de si tienen mérito o no tienen mérito jurídico (…) uno esperaría propuestas para fortalecer la paz, para terminar con la violencia, para asegurarle los derechos a todos los ciudadanos, más que estar permanentemente amenazando, dando ultimátum con acusaciones constitucionales”.

En esa línea, indicó que “lo que a mí me gustaría ver como ministro del Interior y Seguridad Pública es un consenso y una posición general de todos los sectores de rechazo a la violencia, eso es lo que corresponde”.

Consultado por si el general Rozas cuenta con el respaldo del Gobierno, Blumel recordó que “todos los que estamos en cargos de responsabilidad pública y que dependemos directamente del Presidente de la República, mientras estamos en los cargos es porque contamos con el respaldo del Presidente”.

Ante la pregunta respecto a si le preocupa la amenaza de una acusación constitucional en su contra, el ministro respondió tajante: “Ya lo he dicho varias veces, uno tiene que actuar por convicción y de acuerdo al mandato que le otorga la ley y la Constitución y por eso, yo como ministro voy a hacer lo que tengo que hacer y mi deber como ministro es asegurar la seguridad y los derechos de todos los ciudadanos”.

Hechos de violencia

En relación a los hechos de violencia ocurridos anoche en Santiago y regiones, en medio de protestas por la muerte de un hincha de Colo Colo atropellado por un camión de Carabineros, Blumel comentó que “efectivamente tuvimos una noche con muchos hechos de violencia y queremos rechazarlos categóricamente, nada justifica la violencia, tuvimos 20 comisarías atacadas, saqueos, barricadas y en consecuencia, tuvimos una noche de mucha violencia que queremos rechazar, que queremos condenar y que queremos además dar la seguridad de que no va a haber impunidad”.

“Nunca la violencia va a tener justificación y por eso hay más de 120 detenidos. Y vamos a hacer todas las acciones que correspondan, vamos a presentar las querellas, para que estos hechos no queden en la impunidad”, acotó.

El ministro también destacó la entrada en vigencia hoy de la ley antisaqueos y antibarricadas, añadiendo que “lo hemos conversado con la Fiscalía Nacional para poder hacer las coordinaciones que permitan implementar la aplicación de la ley con la máxima eficacia posible”.

/psg