Esta mañana la nueva directiva nacional de la Democracia Cristiana -presidida por el alcalde de La Granja, Felipe Delpin- se reunió con el Presidente Gabriel Boric, en La Moneda.

En el encuentro que duró casi una hora y media, y donde también participaron los ministros de la Segpres, Giorgio Jackson; y del Interior, Izkia Siches; se abordaron temas relacionados a la situación actual del país, sobre la Convención Constitucional, y también sobre la relación de la tienda con el Ejecutivo.

Primero que nada, Delpin -junto con agredecer la instancia- aseguró que se desarrolló un diálogo que calificó como “franco y abierto”.

Enseguida apuntó a la situación económica del país, y en ese sentido dijo que “hay una crisis por la alta tasa de inflación y eso se refleja en los precios de los comestibles, la canasta básica. Los sectores populares son los que lo pasan más mal, y efectivamente también hay hambre”.

En cuanto a eso, subrayó que como colectividad insistirán en una ley de fármacos, en la rebaja del IVA para la canasta familiar, subsidio en el transporte público, y apoyo para las pequeñas y medianas empresas. Asimismo, “hemos pedido avanzar como país mucho más rápidamente con un sueldo mínimo que alcance pronto los 500 mil pesos, porque la inflación se está comiendo ya al reajuste que va a llegar a los 400 mil pesos”.

“Le hemos manifestado que estamos dispuestos a colaborar, a poder trabajar con el gobierno y con sus ministros en colaboración con nuestros parlamentarios -tanto diputados y senadores- en buscar soluciones, en hacer propuestas”, agregó.

Consultado por la posición de la DC respecto al gobierno, el también jefe comunal indicó que están en una situación que “no nos incomoda. No estamos en una actitud de querer estar en el gobierno, no lo hemos planteado. Vamos a colaborar en todos aquellos proyectos que vayan en beneficio de la comunidad”.

Eso sí, fue enfático en señalar que aunque “estamos dispuestos, y nuestros parlamentarios están disponibles para apoyar, discutir”, es importante que “también se les escuche, que se les convoque no solamente con una llamada de teléfono, no es así como se debe realizar la relación entre el gobierno y nuestros parlamentarios. Tiene que haber un diálogo y también se ha planteado convocar a nuestros parlamentarios a reuniones más específicas donde se discutan los proyectos de ley”.

En una línea similar, mencionó que el Mandatario “ha vuelto a ratificar su mirada, su convicción de que hay que fortalecer a los partidos políticos (…), y por lo tanto la relación, el diálogo, va a ser institucional”, lo que sería a través de los ministros Jackson y Siches.

“Nos interesa que se converse con la bancada de diputados, bancada de senadores y no diputado por diputado, eso no nos gusta, es una práctica antigua, retrograda que ha dañado a la política chilena cuando se pirquinea a los parlamentarios. Los diálogos deben ser institucionales”, puntualizó.

El jefe de la bancada de diputados, Eric Aedo, también dio declaraciones sobre este punto. “Lo que nos interesa desde la bancada de diputados de la DC es un trabajo prelegislativo de buena calidad, y eso significa un diálogo constante con el gobierno, no solo un diálogo proyecto a proyecto o con días previos de antelación, queremos un diálogo permanente con el gobierno”, expresó.

La reunión fue convocada -de acuerdo a fuentes de gobierno- por Presidencia hacia los demócratacristianos y también se extendió la invitación a diputados y senadores de la colectividad. Sin embargo, los senadores declinaron la invitación ya que estarían a la espera de una cita en particular con el Mandatario.

“Hemos acordado como bancada esperar a una reunión formal con el Presidente (Boric). Mientras eso no ocurra, no iremos a reuniones en que no estén los cinco senadores DC y el Mandatario lo sabe y lo entiende. Nosotros entendemos que debe juntarse primero con la directiva de la DC”, había dicho la senadora Ximena Rincón.

Pese a que los parlamentarios habían decidido restarse -principalmente los senadores-, Aedo y Provoste acompañaron a Delpin hasta la casa de gobierno por ser parte de la directiva. “Soy vicepresidenta de la mesa”, argumentó Provoste.

Precisamente la senadora por Atacama -a inicios de esta semana- criticó al gobierno, puntualmente al ministro de Transporte, Juan Carlos Muñoz, por sus dichos respecto al congelamiento de tarifas en el transporte público.

Además, la reunión se da luego de dos situaciones que han marcado la relación del partido con el gobierno: la designación del exdiputado DC Víctor Torres en la Superintendencia de Salud, y las recriminaciones cruzadas durante la jornada de votación de los retiros de fondos previsionales, donde solo Alberto Undurraga se cuadró favorablemente a la opción de retiro “acotado” del gobierno.

/psg