El expresidente ruso Dmitri Medvedev expresó el martes con virulencia su odio a los rivales de Rusia, a los que tildó de “malnacidos” y “degenerados”,  declaraciones que reflejan el endurecimiento de algunos responsables rusos en plena ofensiva contra Ucrania.

“Me preguntan a menudo por qué mis publicaciones en Telegram son tan duras. La respuesta es que los odio. Son unos malnacidos y unos degenerados”, dijo por este mismo canal Medvedev, de 56 años, y muy cercano al presidente Vladimir Putin.

“Desean nuestra muerte, la de Rusia. Pero mientras siga con vida, haré todo lo posible para que desaparezcan”, añadió, sin dar más detalles sobre a quién iban dirigidas estas declaraciones.

Medvedev, presidente entre 2008 y 2012, y primer ministro entre 2012 y 2020, ocupa actualmente el puesto de vicepresidente del poderoso Consejo de Seguridad ruso.

/gap