Por 18 votos a favor, 15 en contra y 2 abstenciones, el Senado zanjó rechazar la acusación constitucional en contra del intendente de la Región Metropolitana, Felipe Guevara. Libelo impulsado por diputados de la oposición, quienes acusaban al jefe regional de vulnerar el derecho de reunión a través de una estrategia de copamiento preventivo en Plaza Italia.

Tras la sesión -que se extendió por cerca de cinco horas- el intendente habló y, luego de agradecer al Senado, al Gobierno y a su familia, sostuvo que ahora se enfocará en volver a la intendencia y “trabajar por los vecinos, por devolverles una ciudad en funcionamiento”.

“A eso vuelvo a la intendencia, estamos siendo notificados por parte de nuestros abogados en este momento y la suspensión se levanta en este mismo instante”, aseguró Guevara, quien se encontraba suspendido de su cargo hace 12 días, cuando la Cámara visó la acusación en su contra, producto de lo cual llegó a ser debatida en el Senado.

El rechazo en la Cámara Alta del libelo se debió a que la oposición no logró los 22 votos necesarios para que prosperada. Aquello, fundamentalmente, por la ausencia de algunos parlamentarios de ese sector y la abstención de Carolina Goic (DC) y Jorge Pizarro (DC).

“No tengo nada que comentar respecto de la acción en un sentido y otro de los honorables senadores. Mi respeto con el Congreso y el Senado es total y por tanto no tengo porqué opinar respecto de la acción de algún parlamentario u de otro”, comentó Guevara al respecto.

Dicho eso, afirmó que la acción en su contra se trató de una “acusación tremendamente injusta. Mi deber de intendente, y así está establecido en la ley, es resguardar el buen cuidado y funcionamiento de la ciudad y se me acusó por eso”.

“Tomo esto con humildad, porque ha sido un proceso de revisar muchas de las cosas que hemos hechos. Señalé en la Cámara de Diputados que si he cometido errores pido las disculpas del caso. Ha habido una revisión permanente de las cosas que uno hace como autoridad. Agradecer, solamente agradecer”, concluyó el intendente metropolitano.

En tanto, el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, quien acompañó a Guevara durante toda la sesión, señaló que “las acusaciones constitucionales siempre son momentos difíciles, tensionantes, complejos, que no contribuyen a lo que la gente está esperando de nosotros, que es solucionar los problemas sociales y los problemas más de fondo que tiene nuestro país”.

Seguido de ello, el secretario de Estado valoró que “esta acusación no haya prosperado, porque más que ser un triunfo de la defensa del intendente, del Gobierno, finalmente es un triunfo del sentido común y de la sensatez”.

“Los intendentes y las autoridades de Gobierno tenemos un deber de resguardar el orden público y por cierto con pleno respeto a los derechos humanos y a los derechos fundamentales de todos los ciudadanos, y eso es lo que venía haciendo el intendente Guevara y eso es lo que hacen todos nuestros intendentes”, agregó.

Por eso, continuó Blumel, “nosotros creemos que es bueno que esto no haya prosperado, primero porque era injusto (…), y en segundo lugar, porque esto podría causar un daño a la autoridades mandatadas por la ley y la Constitución para el resguardo del orden público”.

“Espero que de vuelta del receso legislativo en marzo podamos dejar esta etapa de confrontación atrás y enfocarnos en lo que la gente nos está pidiendo: enfocarnos en los temas centrales de la agenda social. Nos está pidiendo poder retomar la cotidianidad y brindarle seguridad y tranquilidad a los ciudadanos, nos está pidiendo que podamos desarrollar de buena manera el plebiscito del 26 de abril y creo que también nos está pidiendo con mucha fuerza recuperar el orden público con pleno respecto a los derechos humanos y también hacernos cargos de todos los cambios y modernización en todas las instituciones, incluyendo Carabineros”, concluyó.

/psg