Los operadores financieros estiman que el Banco Central subirá la tasa de interés nuevamente en las reuniones de mayo y junio. Además, esperan que el IPC de abril avance un 0,9%, según la última encuesta entregada por el ente rector.

De concretarse este escenario, la Tasa de Política Monetaria llegaría a un 8% el próximo mes. Los operadores esperan también otra alza de 0,5 puntos en la reunión de junio. Así, la tasa de interés llegaría a 8,5% a mediados de este año.

De todos modos, tras el alza de junio esperan que la tasa se mantenga estable durante el resto del año, y que bajaría a 7,5% en mayo de 2023. La proyección es que bajaría a 5,5% en mayo de 2024.

En su reunión de marzo, el Banco Central subió la tasa de interés en 150 puntos base, para situarla en 7%. Llegó de esta manera a su mayor nivel desde 2009. Desde que comenzó el proceso de alza de tasas en agosto de 2021, el BC ha subido el tipo rector en 650 puntos base, pasando de 0,5% a 7% en ocho meses.

“El Consejo estima que, de darse los supuestos del escenario central del Informe de Política Monetaria (IPoM) de marzo, futuros aumentos de la Tasa de Interés serían menores que los realizados en los últimos trimestres”, dijo el ente rector en un comunicado tras la reunión de marzo.

Por otro lado, los operadores financieros esperan que la inflación avance un 0,9% en abril, y un alza inflacionaria de 0,8% en mayo. Cifras que se ubican muy por debajo del IPC de marzo que superó las estimaciones del mercado, tras avanzar un 1,9%.

La inflación ha sido uno de los principales dolores de cabeza para los consumidores este año. El IPC de marzo anotó su mayor alza en casi tres décadas, y los alimentos son algunos de los productos que más han subido de precio en el último tiempo, afectando directamente el bolsillo de las familias.

El IPC de los alimentos subió 3,9% en marzo, acumulando en el año un incremento de 7,7%, y escalando hasta 13,6% en doce meses.

/psg