A las 9.00 horas de este viernes, en el Congreso Nacional en Santiago, está convocada la reunión para retomar las negociaciones -que estuvieron congeladas una semana- en miras de un nuevo acuerdo político, con el fin de consensuar de qué manera seguir con el proceso constituyente.

Para esta ocasión, la ministra de la Secretaría General de la Presidencia (Segpres), Ana Lya Uriarte -quien representa al gobierno en el diálogo- definió restarse de la cita, ante la molestia de Chile Vamos. La derecha exigió excluir al Ejecutivo de la mesa negociadora, luego de que desde La Moneda dieran por cerrado algunos consensos que, según en la oposición, nunca se acordaron.

Ante ese escenario, el presidente del Senado, Álvaro Elizalde, y de la Cámara de Diputados, Raúl Soto -quienes han liderado las conversaciones- han intentado entregar señales de normalidad, apuntando a la necesidad de no excluir a nadie durante las negociaciones, incluyendo al Ejecutivo.

Ad portas de que se reanuden las conversaciones, este jueves el timonel de la Cámara Alta volvió a insistir en ese punto, pero esta vez aseguró que han impulsado diálogos para que el gobierno se reincorpore a las negociaciones.

“Estamos en el proceso de diálogo para generar un mejor clima y, tal como lo señalamos, nadie puede ser excluido, nadie debe ser excluido del proceso de diálogo para la nueva Constitución, ningún actor político y, por cierto, tampoco el gobierno”, expresó, tras una cita con la Asociación de Municipios Rurales (AMUR).

/gap