“Sí a la migración legal, sí a los que vienen diciendo la verdad a nuestras fronteras, que declaran que vienen a aportar al desarrollo de nuestro país y a cumplir nuestras leyes. No a la migración ilegal, no a quienes no dicen la verdad y vienen con documentación falsa, no a quienes tienen antecedentes penales”.

Con estas palabras, el Presidente Sebastián Piñera se refirió al inicio del estado de excepción que comenzó a regir hoy en las provincias de Arica (excluyendo el radio urbano de la ciudad de Arica), Parinacota, del Tamarugal, y El Loa (excluyendo el radio urbano de la ciudad de Calama), a fin de combatir la crisis migratoria que afecta principalmente a las regiones del norte.

Acompañado de los ministros del Interior, Rodrigo Delgado y de Defensa, Baldo Prokurica, el Mandatario detalló en que consiste el estado de excepción, tras ser publicado durante la tarde de ayer martes en el Diario Oficial. En la instancia, Piñera aseguró que desde el Gobierno “estamos conscientes de lo que significa la migración como un tema humanitario. Nos hemos esforzado desde el primer día en poner orden en la casa”.

En detalle, el jefe de Estado anunció que la medida “permite a nuestras fuerzas armadas colaborar con nuestras policías para controlar la migración ilegal, porque genera problemas de seguridad, delincuencia y orden público. Por eso, el estado de emergencia se estableció por 15 días y podrá ser renovado por nuestro Gobierno por 15 días adicionales”.

“Este estado de emergencia pone a las zonas afectadas bajo las dependencias de los jefes de la Defensa Nacional. Hemos fortalecido significativamente la presencia, el equipamiento de quienes deben resguardar nuestras fronteras. Es así como en el caso de Carabineros hemos aumentado a 100 el número de los que están en la frontera”, puntualizó.

En el caso de las Fuerzas Armadas, se van a desplegar 672 efectivos en esa labor de protección de las fronteras: “Todo esto no sólo va a acompañado de mayor dotación, sino que también de mejor equipamiento y tecnología. Esto es un aporte en dotación, equipamiento y tecnología para controlar la migración, un problema que afecta a casi todo Latinoamérica, producto de una crisis migratoria generada por la crisis humanitaria de Venezuela”, sostuvo el Mandatario.

Según detalló el jefe de Estado, “en Chile, estamos utilizando todos los instrumentos que la ley nos otorga para poder poner orden en nuestra casa”. En esa línea, Piñera aclaró cuál es la postura de política migratoria instalada por el Gobierno.

“Es muy simple: Sí a la migración legal, que vienen a iniciar una nueva vida e integrarse a nuestra sociedad. No a la migración ilegal, no a quienes cometen delitos en nuestro país y a quienes van a causar un daño en nuestra sociedad”, manifestó.

/psg